Mi Pensamiento Del Día - El Joyero



Cuentan que un joven fue a buscar al viejo maestro del pueblo para pedirle un consejo. -Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más? El maestro sin mirarlo, le dijo: -Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después y luego de una pequeña pausa el anciano prosiguió: -Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar. <

-Encantado, Maestro- respondió el joven, un poco desconcertado por la respuesta y sintiendo que otra vez era desvalorizado, y sus necesidades postergadas.

-Bien- asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y dándoselo al muchacho, agregó: -Toma el caballo que esta allá afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con interés hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.

En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un utensilio de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta. Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó.

Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro, así podría habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Cuando llegó hasta el anciano le dijo: Maestro, lo siento, no se pudo conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

-Qué importante lo que dijiste, joven amigo- contestó sonriente el maestro- Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con el anillo.

El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

-Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender yo no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

-¡¡58 monedas!! Exclamó el joven.

– Sí, replicó el joyero- yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé si la venta es urgente.

El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido. -Siéntate- dijo el maestro después de escucharlo -Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño.

Muchas veces nosotros estamos buscando la aceptación de los hombres, buscamos que nos den el lugar que merecemos. En ocasiones hasta nosotros mismos desconocemos el valor que tenemos. Sin embargo, el Creador sabe de nuestro verdadero valor y el potencial que tenemos porque hechura suya somos.

No permitas que la opinión de nadie te lastime, desaliente o te aleje del verdadero propósito de Dios en tu vida. Tú fuiste creado para grandes cosas que Dios preparó desde hace mucho tiempo atrás para ti.

Recuerda que sólo el experto sabe el verdadero valor de una joya valiosa y única; sólo Dios sabe tu verdadero valor.

Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás. Efesios 2:10


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

Devocional de Hoy - Como un niño destetado



Me he comportado y he acallado mi alma como un niño destetado de su madre.
-Salmo 131:2

El Señor no desecha para siempre; antes si aflige, también se compadece según la multitud de sus misericordias; porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres.
-Lamentaciones 3:31-33

Antiguamente las costumbres eran bastante radicales, y cuando una madre destetaba a su hijo era algo conmovedor. Por su bien dejaba de alimentarlo con leche materna y le daba un alimento más consistente y variado. Al principio el niño no comprendía por qué lo privaban de la leche materna, ese alimento por excelencia, por eso lloraba y gritaba... ¡La madre también sufría!

Pero después, el niño recibe de su madre un alimento más apropiado para su edad.
Sucede lo mismo con el «destete espiritual». El Señor nos priva de lo acostumbrado a fin de darnos algo que esté mejor adaptado a nuestro crecimiento espiritual.

Como el niño destetado, es probable que al principio no comprendamos, y que nos irritemos. Pero volvamos pronto al Señor, con el corazón contrito y lleno de confianza. Debemos aceptar el hecho de sentir la falta, el vacío de algo querido, depositando toda nuestra confianza en el Señor. Si él nos priva de algo, es para darnos algo mejor.

Esta actitud de sumisión a menudo está mezclada de tristeza, pero sabemos que pronto veremos el bien que el Señor tenía preparado para nosotros. Sin esperar más, podemos sentir el alivio de un niño destetado, en la presencia de nuestro Dios y Padre. Allí disfrutamos el reposo, la paz y el gozo, contentándonos con descansar en sus brazos.

“En Dios solamente está acallada mi alma” (Salmo 62:1).

Bíblia en un año: Levítico 24 - Efesios 3 - Salmo 71:1-6 - Proverbios 17:9-10

.La Buena Semilla.


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

El Amor Que Vale - Lo que Jesús hizo por tí



ESCRITURA: 
“Mas por Él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1 Corintios 1:30).

TESORO BÍBLICO:
La iglesia no es una organización con Jesucristo como presidente. La iglesia es un organismo con Jesucristo como su cabeza. Estamos en Él, y Él está en nosotros. La victoria que Él ganó en la cruz fue para nosotros.

Cuando Jesús fue a la cruz, no estaba peleando una batalla para Él mismo. Él no necesitaba vencer a Satanás. Él peleó en representación suya. Jesús se hizo el “hijo del hombre”, para que usted pueda llegar a ser “hijo de Dios.” Él llevó sus pecados para que usted pudiera tomar Su inocencia. Él se hizo culpable, para que usted sea absuelto. Él fue inundado con desesperación, para que usted pudiera ser lleno de gozo. Él tomó su vergüenza, para que usted pudiera tomar Su gloria. Él sufrió los dolores del infierno, para que usted conozca los goces del cielo.

PUNTO DE ACCIÓN: 
Tanta gente piensa que la salvación viene “de adentro hacia fuera”, al pedir a Cristo entrar a sus corazones. Pero, ¿sabía que es igualmente correcto decir que usted es salvo “de afuera hacia adentro”? Lea Colosenses 3:3: “Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.” Su salvación está “en Cristo”, en la misma forma en que Noé fue salvo por estar “en el arca”. Pídale a Dios que le ayude a comprender estas verdades hoy.


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

Mditaciones Diaras - Paz en las dificultades



-2 Crónicas 20.1-25

Enfrentado a la caída segura de su nación, el rey Josafat respondió con adoración. Lea su oración en el pasaje de hoy, y verá que es difícil separar la petición de la alabanza. Más allá de las expresiones de “aleluya” y “alabado sea el Señor”, su oración alaba la naturaleza de Dios y sus virtudes.

Además, el rey encabezó a la nación en la glorificación a Dios por su salvación en el pasado. Cuando los israelitas se enfocaron en el Señor (no en los ejércitos que venían) el pueblo recordó cómo Él había intervenido en el pasado. Esto fue exactamente lo que Dios les había dicho a los israelitas que hicieran: que instruyeran a sus hijos en sus caminos para que pudieran honrarlo cada día (Dt 6.7). Esto genera valentía y fortalece la fe.

La alabanza del pueblo preparó el camino para su total dependencia de Él. Las probabilidades de que el pequeño ejército israelita venciera a las fuerzas de tres enemigos eran escasas. Sin embargo, gracias a la disposición del pueblo a adorar pudieron reconocer su debilidad y esperar la intervención divina. Dios les dio una solución muy particular: no hacer nada; pero Israel estaba espiritualmente preparado para ir en contra de la razón humana y obedecer. A Dios le encanta que nos sujetemos a su misericordia, porque así su poder puede liberarse en toda su plenitud.

Dios también está dispuesto a darnos la victoria en tiempos de dificultad. La historia de los israelitas está escrita en su Palabra para que todos los creyentes puedan aplicar sus principios. Incline su corazón y su mente al Señor, y Dios ampliará su visión de quién es Él y de lo que puede hacer por usted.

Biblia en un año: 1 Crónicas 4-6

Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

La Oración De Hoy 14 de Junio 2016



LA ORACIÓN DE HOY, 14 DE JUNIO 2016

El amar a Dios consiste en obedecer sus mandamientos; y sus mandamientos no son una carga, porque todo el que es hijo de Dios vence al mundo. Y nuestra fe nos ha dado la victoria sobre el mundo. El que cree que Jesús es el Hijo de Dios, vence al mundo. -1 Juan 5:3–5

Dios nuestro Señor,
oramos a ti en la gracia de Cristo Jesús para que se haga tu voluntad en nosotros y en el mundo entero. Por medio de Jesucristo, danos fe de que nos amas, de que podemos vivir y esperar en tu amor cada día, y tener paz en esta tierra que peregrinamos, en donde hay tanta intranquilidad y dificultad.

Ayudanos amado Dios a mantennos firmes y constantes, quedándonos en tu paz y sabiendo vivir en la tranquilidad interior que solo tú nos das, porque Jesucristo ya ha vencido al mundo. Él realmente ha vencido, y esto nos llena de alegría y por ello damos gloria a tu nombre.

Te alabamos, Dios Todopoderoso, porque tú has enviado a Cristo Jesús y él ha vencido al mundo. Te alabamos porque él ha vencido sobre toda maldad, pecado y muerte, y porque podemos regocijarnos en tu presencia en todo momento. Te alabamos porque tu eres merecedor de alabanzas. Te alabamos porque tu has sifo bueno y fiel con nosotros. Te alabamos con el alma y corazón amado Señor!!
Te alabamos padre amado..

En el nombre de Jesús, Amén.


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑
Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ