Devocional de Hoy - El perdón



Perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
-Efesios 4:32

Si confesamos nuestros pecados, él (Dios) es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. -1 Juan 1:9

Aquel año, en China, Surinder se convirtió al Señor Jesús. Ella sabía que esta decisión podía costarle caro. Una mañana, mientras oraba, el mensaje del Señor llegó muy claro a su corazón: «Perdona a todos los que te hirieron».

Algunas heridas de su pasado eran muy profundas, pero Surinder recordó lo que Jesús había hecho por ella, cómo la había perdonado y la había llevado a él, así que obedeció.

La siguiente etapa fue más difícil: «Ahora ve y pide perdón a aquellos a quienes heriste y devuelve todo lo que has guardado y que no te pertenece». A Surinder le costó bastante esta nueva petición. Sola, en su habitación, lloró y protestó, diciendo: «Señor, ¡me pides demasiado! Confesar mis malas acciones a Dios, de acuerdo, pero ¿cómo voy a afrontar la humillación contándoselas a los demás?».

Sin embargo, cuanto más se resistía, tanto más se convencía de que eso era precisamente lo que Dios le pedía que hiciese. Para seguir a Jesús tenía que obedecer y olvidarse de sí misma.

«Tengo que obedecerle y dejar de preocuparme por lo que pueda pasar. Eso es su problema, no el mío», se dijo. Y Surinder obedeció. Pidió perdón a los que había herido y devolvió lo que no le pertenecía.

Para su gran sorpresa, las consecuencias no fueron tan graves como lo había temido.
Su confesión a Dios y a los demás le dio una paz profunda y un gran gozo, pues la luz de la presencia de Dios la iluminaba por completo.

Bíblia en un año: Levítico 22 - Efesios 1 - Salmo 69:29-36 - Proverbios 17:5-6


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

El Amor Que Vale - Aferrate a la Palabra de Dios



ESCRITURA:
“Busqué a Jehová, y Él me oyó, y me libró de todos mis temores” (Salmos 34:4).

TESORO BÍBLICO: 
El tiempo que más fortalecerá y enriquecerá su vida, será el tiempo cuando usted, con las manos vacías y armado sólo con el Espíritu Santo de Dios, va a enfrentar al rojo león del infierno, y va a prevalecer. Como Sansón, quien mató un león únicamente con sus manos, y luego comió la miel que había en su esqueleto (vea Jueces 14:6-9).

Cualquier cosa que esté acosando y amenazando su vida ahora mismo, usted debe aferrarse a la Palabra de Dios, que promete liberación y esperanza, poder y fortaleza, sabiduría y guía. Mire más allá de la evidencia física, a las promesas espirituales de Dios. Los problemas son oportunidades para que el poder de Dios se manifieste en su vida.

PUNTO DE ACCIÓN:
Dios le dijo a Zorobabel en Zacarías 4:6: “Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.” ¿Cómo usted va a ser libre del temor?


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

Mi Pensamiento Del Día - En Las Manos Del Maestro



Había una vez un pincel que era la admiración de todos los demás lápices, pinceles y crayones, puesto que con él habían sido pintados los cuadros más hermosos que habían salido de ese taller. Cuando el pintor tenía que realizar una obra de calidad o un trabajo muy importante, siempre acudía a él, debido a que sus suaves cerdas eran las que más finos y delicados trazos imprimían sobre el lienzo, y le daban un toque especial a cada detalle de la obra. Esto llenaba de orgullo al pincelito, que solía pasearse orondo por el taller, mirando por encima del hombro a las demás herramientas de dibujo, puesto que sabía que él era el mejor. Todas las fibras y acuarelas del taller suspiraban por el galán.

Cierto día, un viejo plumín de tinta china, envidioso porque el pincelito era el centro de la atención femenina del taller, sembró en él una inquietante duda. Le dijo: ¿Tú te crees muy bueno? Pues lamento informarte que tú solo no vales nada. Tu jamás decides qué es lo que pintarás, o qué colores utilizarás, sino que eres un miserable esclavo del pintor que es quien te usa como a él le parece mejor.

Esto inquietó al pincelito. ¿Sería verdad lo que el plumín había dicho?¡No! El pintor era bueno… Pero… si era así, ¿qué derecho tenía el pintor de hacer con él lo que quisiera? ¡El pincelito era el que se ensuciaba y el que se desgastaba al raspar contra el lienzo. ¿Por qué el pintor había de llevarse todo el mérito?

La sombra de esta incomodidad quedó flotando en el ánimo del pincelito. Al día siguiente, cuando el pintor lo tomó en sus manos, decidió que sería él quien dictaría los trazos. Así, cuando el pintor quería realizar una línea, el pincelito hacía fuerza para pintarla en otra dirección. Cuando el pintor quería sopar el pincel en un color, él apuntaba hacia otro tarrito de pintura. El pintor no entendía qué estaba sucediendo, puesto que en el lienzo tan sólo aparecieron manchones deformes y desprolijos. Luego de varios intentos fallidos, simplemente dejó al pincelito de lado y tomó otro para recomenzar su obra.

Esto puso aún más furioso al pincelito. ¿Quién se creía ese pintor que era para cambiarlo a él, al mejor, por un pincel cualquiera?¡Ahora mismo se pondría él solo a pintar sin necesidad de que ese tonto pintor lo manosease con sus manos sucias de pintura!

Y así lo hizo. Se ubicó frente a un lienzo y con varios tarros de pintura junto a él y comenzó a pintar. Todos observaban absortos al pincelito, incluso el pintor, que había dejado su trabajo, y el pincelito, al ver la satisfacción del plumín, comenzó a sospechar qué estaba ocurriendo. De más está decir, que tan sólo una masa deforme de colores superpuestos apareció sobre el lienzo. Y todos se rieron de él.

El pequeño pincel, avergonzado, deprimido y frustrado se retiró a llorar en su vaso. Había hecho el ridículo. Todos se habían reído de él… Todos menos el pintor, que lo tomó dulcemente en sus manos y le dijo: Querido amiguito, yo sé que tú eres el mejor, pero eres el mejor en mis manos. No eres mi esclavo, sino que juntos, los dos, pintamos. Sólo dejándote conducir por mis manos podemos crear juntos la belleza. El que sea yo quien dirige tus movimientos no te quita mérito, sino que por el contrario te enaltece, porque yo te elijo a ti entre todos los otros pinceles. ¿Nunca lo habías pensado así? Yo te amo, y te elijo a ti, entre muchos otros, cada vez que te utilizo. Y ahora sécate esas lágrimas, y vamos a seguir pintando.

Y el pincelito comprendió que en su naturaleza de pincel estaba el dejarse conducir por las manos del pintor, que sólo así podía ser lo que él era: un pincel.

Así como el pincelito de la historia, muchas veces nosotros creemos que el mérito por lo que hacemos es nuestro y nos olvidamos que sólo en las manos del maestro podemos realizar las obras de arte más grandes.

¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel. Jeremías 18:6

No cometamos el error de creer que nosotros somos los artistas cuando en realidad somos los instrumentos que sólo en manos de un gran pintor podremos alcanzar el propósito para el cual fuimos creados, sin Él no podemos hacer nada.

Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. Juan 15:5

Por eso, pon tu vida en las manos de Jesús y deja que Él pinte los cuadros más hermosos de tu vida.. Las obras de arte que de tu vida, tal vez nunca imaginaste, Él las puede diseñar por ti!!


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

Meditaciones Diarias - Razones para obedecer a Dios



Daniel 9.3, 4

Daniel y sus amigos estaban en una tierra extraña, cautivos de un rey que buscaba beneficiarse de sus habilidades e inteligencia superiores. Mientras avanzaba a la adultez, Daniel logró desenvolverse en el mundo extranjero sin faltar a su fe en el Padre celestial. No comía cosas prohibidas. No se inclinaba a ídolos. Mantenía con osadía sus tiempos de oración, incluso ante la persecución y el castigo. Dios honró la obediencia y la fidelidad de Daniel, salvándolo en el foso de los leones y bendiciéndolo con gran influencia. En toda encrucijada, Daniel escogía obedecer al Señor. Por eso tuvo que soportar situaciones difíciles, pero Dios siempre lo protegió y ayudó.

Los principios bíblicos vigentes durante el cautiverio babilónico siguen siendo válidos hoy. Dios promete proteger a quienes obedecen su Palabra. No dice que escaparemos de pruebas y tiempos difíciles, pero sí que nos acompañará y ayudará durante todo el camino. Proverbios 12.13 dice que el justo saldrá del aprieto.

Si usted sabe que hay pecado en su vida, entonces el miedo, la duda y la frustración le asaltarán. La consoladora seguridad del Señor está al alcance de cualquier persona, pero el prerrequisito es la obediencia a su Palabra. No espere la bendición de Dios si está viviendo en rebeldía.

No olvide que, la obediencia trae a su vida valentía y contentamiento, más allá de sus circunstancias. Durante toda su vida, Daniel se negó una y otra vez a cambiar o renunciar a sus principios, aun frente a lo que parecía ser una muerte segura. Dios intervino una y otra vez —y lo mismo hará Él con usted.

Biblia en un año: Salmos 8-14


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

La Oración De Hoy 12 de Junio 2016



LA ORACIÓN DE HOY, 12 DE JUNIO 2016

Cuando él venga, mostrará claramente a la gente del mundo quién es pecador, quién es inocente, y quién recibe el juicio de Dios. Quién es pecador: el que no cree en mí; quién es inocente: yo, que voy al Padre, y ustedes ya no me verán; quién recibe el juicio de Dios: el que gobierna este mundo, que ya ha sido condenado. -Juan 16:8–11

Dios nuestro Señor,
gracias por renovar continuamente tu Espíritu en nosotros a lo largo de nuestras vidas. Gracias, porque tu Espíritu nos da la fuerza para entender a Jesucristo y seguirlo todos nuestros días aquí en la tierra.

Bendícenos y permite que la revelación de tu Espíritu venga al mundo, a la gente de todas las naciones, un nuevo derrame del Espíritu en cada corazón se realice. Aviva el fue en los corazones apagados, y restaura cada vida en dicha condición.

Pero todavía debe haber castigo por los pecados. Por el bien de la justicia, el mundo debe sufrir castigo por medio de un juicio. Porque tú, Dios Todopoderoso, eres el Señor, y ni siquiera Satanás, príncipe de esta tierra, puede actuar en contra de tu voluntad.

Tú llevarás a cabo tu voluntad por medio del Espíritu Santo. Nuestro deber es simplemente seguir a Jesús todos los días fielmente. Este don inestimable de seguir al Señor Jesús será nuestra alegría, nuestro gozo en todo tiempo.

Alabado sea tu nombre porque diariamente lo tenemos a él y en los evangelios su ejemplo. Te alabamos cada día, porque aun en medio de gran angustia, podemos seguirle a él jubilosos, con la ayuda del Espíritu Santo; creyendo en su palabra y esperando pacientemente en el cumplimiento de sus promesas. Gracias amado Dios, te anhelamos cada día más.

En el nombre de Jesús, Amén.


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑
Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ