¿Por qué murió Jesús?



¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?
-Lucas 24:26

¿Por qué murió Jesús?
A esta pregunta los evangelios responden mostrando una serie de responsabilidades que va desde Judas, el traidor, hasta los soldados romanos, pasando por los sacerdotes judíos y los dirigentes Herodes y Pilato. Razones muy tristes llevaron a estos hombres a crucificar a Jesús: amor al dinero, envidia, ambición, maldad, odio, crueldad...

Pero la expresión “es necesario que” o “era necesario que”, empleada frecuentemente por Jesús con relación a su muerte, muestra el otro lado de las cosas; sin embargo esto no resta nada a la responsabilidad de los hombres. Dios dio a su Hijo para nuestra salvación, Jesús entregó su vida por amor a Dios y a nosotros.

Entregó su vida libre y voluntariamente, lo que subraya la expresión se entregó, varias veces repetida en el Nuevo Testamento. El Hijo, Jesús, hizo voluntariamente el don de su vida, pero también es un don del Padre: Dios “no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros” (Romanos 8:32).

El apóstol Pedro coteja estos dos aspectos de la verdad: “A este, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole” (Hechos 2:23; comp. 4:28). Pedro atribuye, pues, la muerte de Jesús simultáneamente a un decreto divino y a la maldad de los hombres. La cruz, una señal explícita de la maldad de los hombres, es al mismo tiempo la revelación del amor de Dios que triunfa sobre todo mal.

“Es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado (en la cruz), para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:14-15).

Bíblia en un año: Levítico 20 - Romanos 15:14-33 - Salmo 69:9-18 - Proverbios 17:1-2

.La Buena Semilla.


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

Mi Pensamiento del Día - ¿Haz Pensado Volver Atrás?



A veces se nos olvida que somos peregrinos en este mundo, que nuestra ciudadanía no es terrenal sino celestial. (Filipenses 3:20) Se supone que cuando permitimos que Jesús entrara en nuestro corazón renunciamos a nuestra vieja manera de vivir, comenzando así un proceso que durara hasta que Cristo venga o hasta el día que partamos de este mundo. Pero lastimosamente en muchas ocasiones después de haber abandonado el mundo, seguimos viendo de reojo lo que allí sucede y deseando en ocasiones ser parte de el.

Cuando Dios advirtió a Lot sobre que iba a destruir Sodoma y Gomorra le dio instrucciones especificas de NO VOLVER A VER HACIA ATRÁS, de escapar por su vida. De todos es conocido que la esposa de Lot echo un vistazo a lo que estaba dejando y se convirtió instantáneamente en una estatua de sal: Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal. Génesis 19:26 (Reina-Valera 1960).

Cuando Dios nos saca de un lugar de perdición lo menos que Él quiere es que volvamos a ver hacia atrás o que deseemos lo que allá hacíamos o peor aun amemos lo que antes hacíamos o teníamos.

El pueblo de Israel también fue castigado por Dios por recriminar que estaban mejor en Egipto, olvidando que allí eran esclavos y eran maltratados, pero parece ser que cuando nos sentimos un poco cómodos somos capaces de reclamar a Dios cosas de las cuales no tendríamos derecho a reclamar. Su amor por su vida en Egipto y sus desobediencias y falta de fe los llevo a vagar por cuarenta años en el desierto antes de llegar a la tierra prometida. (Números 14:33)

Hay un personaje en la Biblia que ayudaba al Apóstol Pablo en su labor misionera, es mencionado solo tres veces en la Biblia y las tres veces se refiere a actos misioneros, pero llego un momento en donde este personaje llamado Demás tomo la decisión de dejar sólo a Pablo porque amo más las cosas del mundo, la Biblia lo narra de la siguiente manera: Demás me ha abandonado y se ha ido a la ciudad de Tesalónica, pues ama demasiado las cosas de este mundo. Crescente se fue a la región de Galacia, y Tito a la de Dalmacia. 2 Timoteo 4:10 (Traducción en lenguaje actual).

Es triste cuando después de haber conocido el amor incomparable de Dios, decidimos regresar a ese pozo cenagoso, regresar a nuestra antigua vida despreciando así todo lo que DIOS hizo por nosotros.

La Biblia es muy directa en describir lo que pasa después de haber conocido a Dios y regresarse a vivir al estilo del mundo: Y cuando la gente escapa de la maldad del mundo por medio de conocer a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, pero luego se enreda y vuelve a quedar esclavizada por el pecado, termina peor que antes. Les hubiera sido mejor nunca haber conocido el camino a la justicia, en lugar de conocerlo y luego rechazar el mandato que se les dio de vivir una vida santa. Demuestran qué tan cierto es el proverbio que dice: «Un perro vuelve a su vómito». Y otro que dice: «Un cerdo recién lavado vuelve a revolcarse en el lodo». 2 Pedro 2:20-22 (Nueva Traducción Viviente).

¿Cómo esta nuestra amor por Dios? ¿Cómo están nuestros ánimos de seguir negándonos a nosotros mismos para seguir cada día a Jesús?, ¿Será que estamos amando más a Dios que al mundo?, ó ¿Será que estamos amando más al mundo que a Dios?

Cada uno de nosotros somos responsables de nuestra manera de vivir, no podemos pasarnos la vida echándole las culpas a otro de nuestro estado espiritual, cada uno fuimos llamados a vivir una RELACIÓN PERSONAL con Dios y somos responsables por mantener esa comunión diaria con Él, pero cuando las cosas del mundo comienza a atraernos más y comienzan a quitarle el lugar a Dios en nuestras vidas, entonces vamos directo a un precipicio que lo único que nos traerá es dolor y hasta muerte espiritual.

¡Vivamos cada día amando al Señor!, negándonos a nosotros mismos, negándonos a nuestros deseos engañosos, negándonos a lo que quisiéramos hacer, pero que ahora no lo hacemos porque amamos más a Dios que a cualquier otra cosa en la vida.

Demostremos el amor que tenemos y sentimos por Dios siendo FIELES hasta en lo que consideramos poco, para que cuando lleguen las pruebas difíciles podamos seguir manteniéndonos fieles a Él y con ello conseguir una sonrisa de agrado de Dios hacia nosotros.

¿Has estado pensando regresar a tu vida antigua? ¡Muy mala decisión!, nada ni nadie te dará lo que Dios te ha dado y tú lo sabes muy bien, por lo tanto ¡Reflexiona sobre tus decisiones y vuélvete a Dios!, Él jamás se ha olvidado de ti, no está enojado contigo, no está decepcionado de ti, al contrario, ahora mismo está con los brazos abiertos esperando que salgas hacia Él para recibir su perdón y que Él pueda comenzar una restauración total en tu vida.

Dios te ama con un amor puro y sincero, por lo tanto: ¡Vuélvete a Él!


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

El Amor Que Vale - No estamos en guerra contra carne y sangre



ESCRITURA:
“Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos” (Mateo 16:19).

TESORO BÍBLICO:
Muchos de nosotros que estamos orando por nuestros familiares, amigos y vecinos no salvos, estamos pidiendo en nuestras oraciones en la forma equivocada. Estamos diciendo: “Oh, Dios, ayúdales para que vean”. Pero ellos están ciegos y no pueden ver.

Segunda Corintios 4:3 y 4 dice: “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.”

Debemos primero atar al “cegador”, porque NO estamos en guerra contra sangre y ni carne. Estamos en guerra contra Satanás mismo y nunca penetraremos en su casa, sin antes haberlo atado. 

PUNTO DE ACCIÓN: 
Pídale a Dios que ponga a los cautivos libres. Que ocasione que ellos se arrepientan y crean en su Hijo Jesucristo. Pídale que le dé a usted un espíritu de oración, y que le otorgue Su valentía y pasión para testificar a los perdidos.

.El Amor Que Vale.


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

La Oración De Hoy 10 de Junio 2016



LA ORACIÓN DE HOY, 10 DE JUNIO 2016

Que el Señor tenga compasión y nos bendiga, que nos mire con buenos ojos, para que todas las naciones de la tierra conozcan su voluntad y salvación. - Salmos 67:1–2

Señor, Dios Todopoderoso, 
tú eres nuestro Padre y nosotros somos tus niños, quienes queremos vivir para ti por medio de Jesucristo, nuestro Señor. Fortalece y renueva nuestro corazón. Cuando el desanimo y temor tratan de engañarnos, que tu Espíritu Santo nos ayude a resistir una y otra vez, porque no importan cuáles dificultades nos enfrenten, tu buena voluntad se hace palpable en nosotros.

Tu nombre será honrado; tu reino vendrá a todas las naciones. Tendrás dominio sobre todos los pueblos, porque te pertenecen a ti y solo a tí. Todos deberán reconocer que Jesucristo es el Señor, y todo honor será para ti, Oh Padre.

En el nombre de Jesús, Amén.


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑

Meditaciones Diarias - Victoria sobre la debilidad



- Jueces 16.1-31

Los padres tratan normalmente de dar a sus hijos todo lo que necesitan, con la esperanza de que se conviertan en adultos exitosos. Como cristianos, queremos especialmente ayudar a nuestros hijos a crecer en el conocimiento de Dios y de su Palabra, en el amor a Jesús, en aprecio por su iglesia y en el deseo de servir al Señor. Los niños tienen, con frecuencia, mucho entusiasmo por las cosas del Señor. Pero, a medida que crecen, a veces se alejan de la fe.

Sansón es un ejemplo de ese triste alejamiento. Tuvo una educación que le enseñó acerca de Dios, pero, al final, la tentación sexual se convirtió en demasiado atractiva para él.

La Biblia revela varias ocasiones en las que Sansón cedió a su deseo. Por ejemplo, deseó a una mujer pagana de Timna; y, a pesar de la advertencia de sus padres, violó el mandamiento de Dios al casarse con ella (Jue 14.1-3). Un segundo incidente casi lo llevó a la muerte; se salvó solo por su fuerza sobrenatural (Jue 14.12-20). Quizás el ejemplo más trágico fue la traición de Dalila, la mujer impía a la que amó. La lujuria de Sansón le impidió verla tal cual era. Como resultado, fue capturado, y los filisteos le sacaron los ojos.

Si no nos controlamos, el pecado se infiltrará y dominará nuestra vida, y afectará a otros. El primer paso hacia el éxito es reconocer nuestras debilidades. Después, aceptar que somos impotentes para vencerlas sin ayuda. Por último, es importante admitir la suficiencia de Dios para salvarnos. Al final, Sansón reconoció su necesidad de Dios, y le pidió fuerzas para vengarse de los filisteos (16.28). Si acudimos al Señor, como Sansón, podremos obedecerle y tener la victoria.

Biblia en un año: Job 39-42


Meditaciones Diarias • Confía En Cristo
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑
Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ