Buscado entre muchos



Dios siempre buscó entre las multitudes un corazón dispuesto, no buscó alguien con títulos y reconocimientos o con un currículum grande y sorprendente pero muchas veces nos subestimamos creyendo que por algún fracaso o por alguna caída no somos capaces de hacer grandes cosas, olvidando que fuimos creados para un propósito.

Veamos el ejemplo de María, la madre de Jesús, habían muchas mujeres que tenían toda la constitución y la salud como para dar a luz a un niño, pero Dios buscó entre las multitudes y encontró gracia en una mujer que vivía en un pequeño pueblo para que fuera la madre de Jesús,  quien sería el Salvador del mundo. 
“Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia cerca de Dios. Y he aquí, concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamarás su nombre JESUS.” Lucas 1:30-31

Otro ejemplo es el de Noé. Claramente nos dice en la Biblia que todo el mundo estaba corrompido, pero Dios buscó entre mucha gente y pueblos a alguien que busque con su corazón agradarlo y ese hombre era Noé y por esa razón Dios dispuso acabar con todo ser viviente menos con ese varón y su familia pues también halló gracia en él.”  Y JEHOVA dijo á Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca porque á ti he visto justo delante de mí en esta generación.” Génesis 7:1

Dios halla gracia en ti, deja ya de creer que eres insignificante o que eres indiferente para Él. No eres invisible para Dios pues quiere hacerte saber que está buscando personas como tú, gente esforzada que tan sólo tenga ese deseo de hacer su voluntad y de agradarlo. Tú puedes ser uno de ellos!
“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” 1 Pedro 2:9

Él puede y quiere hacer grandes cosas a través de ti, pero necesita que creas en Él y también en ti. Ese es el único requisito para ser una persona que marque historia.

Por cvclavoz



Meditaciones Diarias • Confía En Cisto
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑


Toda nuestra ansiedad



Leer | 1 Pedro 5.6-10

¿Se ha preguntado alguna vez por qué un pasaje que habla de la ansiedad describe a Satanás como un león rugiente? La ansiedad puede hacernos sentir deshechos por el temor, la frustración y la impotencia. La ansiedad es un sentimiento torturante y la lectura de hoy nos recuerda que el diablo la maneja hábilmente.

Sin embargo, no tenemos que vivir con ansiedad, pues Dios cierra la boca de los leones que amenazan a sus seguidores (Dn 6.22). Pedro habló de cómo podemos mantenernos alejados de las mandíbulas de la ansiedad. Primero, humillándonos delante de Dios. Lo que causa la ansiedad es una sensación de impotencia en una situación; por tanto, la mejor respuesta es rendirse a Dios con la confianza de que tiene el poder de controlar su vida. Además, nunca debe olvidar que Dios está siempre creando las circunstancias para el bien de usted y la gloria de Él (Ro 8.28).

Recuerde que la oración es una declaración de dependencia. Cuando usted se humilla, se está arrodillando delante del Dios omnipotente. Y puesto que nada es un impedimento para su poder, echar nuestra ansiedad sobre Él es la acción de confiar en que Dios se encargará de nuestros problemas. Él asume la responsabilidad de responder a las necesidades de los creyentes; y nosotros de obedecerle (Mt 6.31-33).

Por último, resistir a Satanás permaneciendo firme en la fe. En otras palabras, no arrebate esas preocupaciones de las manos de Dios para angustiarse por ellas otra vez. Cuando los planes de ataque del diablo le hagan temblar, rechace sus mentiras y tenga fe en que el Señor es suficiente para manejar la situación.

Por En Contacto



Meditaciones Diarias • Confía En Cisto
Copyright ©2016 ๑ Vanessa Martinez ๑


Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ