Dios es mi fortaleza...


Sé fuerte y valiente.

El SEÑOR es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?  El SEÑOR es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré temor?

El da fuerzas al fatigado,  al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor.

Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan, ero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; e remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.

Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre. Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?

El SEÑOR está a mi favor; no temeré. Qué puede hacerme el hombre?

Contigo rechazaremos a nuestros adversarios; en tu nombre hollaremos a los que contra nosotros se levanten.
Somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Levántate! ..que el SEÑOR esta contigo!

Jos. 1:18   Sal.27:1   Is. 40:29-31   Sal.73:26   Ro.8:31   Sal.118:6   Sal.44:5   Ro.8:37  I Cr. 22:16





¿Qué hacer cuando te sientes atraído/a por alguien?


“Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas”. Prov. 3: 5,6
Todos hemos pasado por momentos como esto y si aun no has pasado, tendrás que pasar tarde o temprano.
Recuerdo que cuando estaba mas joven y me gustaba alguien nunca hubo alguien que me dijera como tenia que actuar frente a esto. Es por esa razón que muchos jóvenes cometen errores y se equivocan en entablar noviazgos a los cuales llamo: “Noviazgos de emoción”.
Tu que eres joven quizá te has sentido últimamente atraída o atraído por alguien, y te preguntas:¿Qué tengo que hacer?, ¿Le digo que me gusta?, ¿Se lo mando a decir?, ¿Le llamo por teléfono?, ¡Por Dios! ¿Qué hago?
No es que te vaya a dar clases de seducción o de cómo conquistar a una chica, sino que te quiero orientar para que no vayas a cometer el error que muchos cometen cuando estas situaciones pasan.
Primero: No se lo cuentes a nadie. El error que todos cometen es contarle al “mejor amigo” o a la “mejor amiga”, lo malo es que este supuesto “mejor amigo” se lo cuenta al otro “mejor amigo” de el y así sucesivamente hasta que llega a oídos de la persona que te gusta.
¿Por qué no se lo tienes que contar a nadie?, pues porque si la otra persona sabe que tu le gustas comenzara a cambiar, no será el mismo o ella misma, pues si tu también le atraes comenzara ha realizar ciertos actos para llamar mas tu atención. Lo ideal seria que no se lo contaras a nadie, para conocer su comportamiento tal y como es, y no dejado llevar por el conocimiento de tu atracción por el o ella.
Segundo: Pídele dirección a Dios: habla con El, pregúntale al Señor que si esa persona es la indicada para ti, no hagas ningún tipo de movimiento hasta que Dios te de una respuesta sea cual sea.
La mayoría de jóvenes se adelanta en este paso, lo que la mayoría hace es: hacerse novio o novia de la otra persona y luego preguntarle a Dios: ¿Es el correcto?, esto NO tendría que SER ASÍ.
Lo ideal es consultarle a Dios y esperar respuesta de El, y mientras tanto no tomar decisiones.
Tu quizá puedas decir: “Es que si no lo hago rápido me la van a quitar, se me va ir la oportunidad”.
¿Quién te ha dicho a ti que se te va ir la oportunidad o que te la van a quitar?, esa es la mentira que el Diablo quiere meter en tu mente para que tomes decisiones a la ligera. Cuando Dios te va a dar alguien, léelo bien: NADIE TE LA VA O TE LO VA A QUITAR. Lo que es para ti, es para ti y así será. Ahora si la otra persona decide andar de novio con otro que no eres tú, entonces NUNCA FUE PARA TI, no tienes que complicarte la vida por eso.
Es por esa razón que ANTES de ser novio tienes que “consultar a Dios” y conocer a esta persona, para que luego que ya estés en el noviazgo no tengas problemas.
Tercero: Se amigo o amiga de esa persona. Ten cuidado con demostrarle que te gusta, simplemente se amigo con esta persona, habla con el como con cualquier amigo, sin que el o ella sepa que estas interesado en ella o el. Cuando tu eres amigo de esa persona de la cual te sientes atraído, la conocerás mejor, sabrás cual es su visión de vida, tanto espiritual, académico como familiar, eso también te ayudara a ti a evaluar si tienen el mismo perfil de visión para no caer en un yugo desigual.
Todo noviazgo comienza con una buena amistad, jamás vas a ser novio de alguien que jamás conociste, tienes que saber cuales son sus gustos, como es su carácter, saber si es un buen cristiano, todo eso se da en la amistad.
Cuarto: No te desesperes. Este proceso que te hablo puede durar semanas o meses, no tienes porque desesperarte, entre el no contarle a nadie, orar a Dios pidiendo dirección y ser amigo de esta persona pueden pasar muchos días, semanas y meses en los cuales habrán momentos en los que te querrás adelantar a la respuesta de Dios, pero es ahí en donde tienes que tener domino propio para saber esperar la respuesta divina.
Tienes que tener claro también que la respuesta que Dios te va a dar, no vendrá como un trueno del cielo que diga: “ahora si, es ella”, ¡NO!, la respuesta de Dios se dará a través de un lindo ambiente que rodeara tu relación de amistad con esta persona, agregado a eso, sus visiones serán similares o por lo menos compatibles, Dios pondrá paz en tu corazón de tomar la decisión de entablar ese noviazgo y LA MAS IMPORTANTE: La otra persona también estaba orando por ti, es decir había un mutuo sentir.
Pueda ser el caso de que tu realizaste los cuatro pasos que te recomiendo, pero la otra persona nunca sintió algo por ti, a pesar que tuvieron una linda amistad y “parecía” que todo iba bien, pero el nunca pensó en ti como su novia, son cosas que pueden pasar dentro de la probabilidad. 
En ese caso lo que tienes que hacer es reconocer que no era para ti, pues cuando alguien es para ti Dios también pondrá en el o en ella el mismo sentimiento que tu tienes, es decir habrá mutua sintonía en lo que esta pasando.
Luego de realizar los cuatro pasos y que Dios te haya dado respuesta de que esa persona es para ti, entonces llegara el momento en donde hablaras con esta persona para expresarle lo que sientes desde hace un tiempo y de cómo has estado esperando en Dios para que te diera la respuesta. Si la otra persona también sentía lo mismo por ti y fue guiada por Dios para darte un SI entonces ten por seguro que su noviazgo será de mucha bendición.
Esta clase de noviazgos que se dan de esta manera son los que terminan con un lindo resultado, pues el mismo hecho de haber consultado a Dios y esperado en El es muestra de que anhelaban hacer la voluntad del Señor.
Si tu estas pasando por esos momentos en los que dices: “Me gusta alguien, ¿Qué hago?” te invito a que tomes en cuenta lo que te digo, yo se por que te lo recomiendo, créeme que Dios hará grandes cosas contigo.

El Noviazgo cuando es respaldado por Dios será una linda experiencia que terminara en un hermoso Matrimonio.


Autor: Enrique Monterroza



Noviazgo Cristiano – ¿Qué hacer mientras espero?


¿Qué hacer mientras espero?

“Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos”. Salmo 40:1,2
Todos los que hemos pasado por la etapa del noviazgo sabemos muy bien lo que se siente al estar esperando que Dios responda esa tan ansiada petición como lo es: ¿Quién será la chica con la que me casare?

La mayoría de jóvenes quisieran pedirle a Dios que les respondiera esta pregunta a mas tardar en unos cinco minutos y los mas “espirituales” le dan un día completo. Pero lo que a mi me urge, muchas veces a Dios no y es ahí en donde entramos en la tan famosa etapa de “Esperar en Dios”.
Posiblemente tu dices: “Yo tengo treinta años y sigo esperando y nada de nada, Dios no responde”, esta claro también que Dios no te llevara a esa persona y con voz de trueno te dirá: “esta es la elegida”, ¡Claro que no!, dependerá mucho de ti el saber interpretar el momento adecuado para que eso se concrete, ya en otra ocasión profundizare sobre esa etapa, en este momento la pregunta seria: ¿Qué hacer mientras espero en Dios a la persona que será mi novio o novia, y por ende mi futuro esposo o esposa?
Te daré algunos consejos a la luz de la Palabra de Dios que te servirán en gran manera mientras esperas en Dios:
Primero, Salmos 37: 4 “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón”. No hay forma de recibir una respuesta mientras no te deleites en Dios, la Biblia es clara en aconsejarte que te deleites en El, pero ¿Qué es deleitarse? Deleitarse es gozarse, agradarse en algo, es sentir placer de estar realizando algo, traducido al lenguaje nuestro seria: “Siente tranquilo en Jehová, porque cuando esto ocurra, El concederá las peticiones que tengas dentro de tu corazón”. No pierdas la paz ni la calma, no te quedaras soltero de por vida, tarde o temprano la persona indica llegara, pero DELÉITATE.
Segundo, Salmos 37: 5 “Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.”, que lindo saber que cuando confío totalmente en él, él hará. Amado o amada, es difícil esperar, pero cuando encomiendas y confías en Jehová, tienes que tener la certeza inconmovible de que EL HARÁ. ¿Para que desesperarse?, ¿Para que turbarse?, Si yo confío en Jehová, tengo que estar tranquilo, porque El esta obrando.
Tercero, San Mateo 6: 33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Es que sin duda no hay forma de encontrar respuesta sin buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, ¿Quieres un excelente novio o novia?, ¿Quieres que la persona que será tu novio o novia sea tu futuro esposo o esposa?, Entonces busca antes que nada el reino de Dios y su justicia.
Cuarto, 1 Timoteo 4:13 “Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza”. Es necesario utilizar nuestro tiempo para la obra del Señor, no hay mejor cosa que desgastarte para Dios, que lindo es que un joven mas allá de sus necesidad de tener a alguien como novio o novia sienta el deseo ferviente de buscar mas de Dios, de meterse mas con El y de servirle con todo su ser. Mientras esperas en Dios utiliza tu tiempo para leer más la Palabra de Dios, Sírvele en tu congregación lo más que puedas y sobre todo cuida mucho tu relación personal con el Señor. Si haces todo esto no tendrás necesidad de andar pensando tanto en estar esperando, pues estarás tan ocupado en la obra de Dios que cuando menos sientas el tiempo se cumplirá y tu respuesta será palpable.
Quinto, 1 Timoteo 4: 16a “Ten cuidado de ti mismo”, Pablo le decía esto a Timoteo, ahora yo te lo digo a ti, ¿Por qué?, pues porque en este periodo de espera vendrán muchos “pintados de respuesta de Dios” que querrán entorpecer tu espera, queriéndote engañar. El enemigo también pondrá muchas situaciones que te harán revolver tus emociones, es por esa razón: “Ten cuidado de ti mismo”, no te dejes llevar por lo que “tu crees” que es la respuesta, consulta siempre a Dios, ve a la Biblia, examínalo todo a través de ella, consulta con tu líder espiritual, con tus padres o con personas que tengan la suficiente madurez como para orientarte de una manera espiritual y no emocional.
Estas son nada más algunas recomendaciones, hay muchas más que en cualquier momento te recomendare, pero te aseguro que si tomas en cuenta esto, tu esperar en el Señor será más fácil. Amado joven, nuevamente te repito: NO TE DESESPERES, no creas que el tren ya paso, ni que perdiste tu oportunidad, ni que ya jamás volverás a tener la probabilidad de entablar un noviazgo, nada de eso será cierto si tomas en cuenta los anteriores consejos. Recuerda que cuando Dios hizo al hombre dijo: “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”, eso significa que tu no estarás solo o sola, Dios te dará la ayuda idónea que necesitas, porque El sabe que no es bueno que estés solo, nada mas NO TE DESESPERES.
¡Vamos!, es tiempo de servirle, de gozarse en El, de cantarle con todas tus fuerzas, de asistir a cuanta actividad de tu congregación puedas, aprovecha tu tiempo de soltería, haz muchos amigos y amigas, ponte a la disposición de tu pastor o líder espiritual para realizar cualquier trabajo, mientras mas ocupado pases en la obra del Señor, menos sentirás el tiempo de espera.
Una cosa quiero que te quede bien claro: NO TE DESESPERES. Dios ya te tiene en su agenda cronológica, solo ESPERA un poco más.
Autor: Enrique Monterroza



Dios no ha cambiado



Crisis es una palabra trillada.
Significa cambio, transición. El diccionario dice que significa un cambio decisivo.

Pero con todos los cambios que están teniendo lugar en nosotros, en algunas cosas aun no has cambiado. Algunas siguen todavía igual. La Biblia dice: “Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.”
Tengo eso en cuenta en cada país que visitamos, y hasta ahora hemos estado en más de ochenta países predicando el evangelio. Cada vez que me levanto a predicar el evangelio, sé que ciertas cosas no han cambiado.

En primer lugar:
No ha cambiado la naturaleza de Dios. Dios todavía es soberano. El diablo sólo puede hacer lo que Dios le permite. Hay un misterio de desobediencia, un misterio de iniquidad que no comprendemos totalmente y que no entenderemos plenamente hasta que estemos delante de Dios. El dijo: “Porque yo Jehová no cambio.”
La Biblia dice: “Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que [cambie].” No hay “mudanza, ni sombra de variación” en Dios, dijo Santiago.

Dios es inmutable en su santidad y en su exigencia de santidad e integridad en nuestra vida. “Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que es, y el que ha de venir.”
Dios es inmutable en el juicio. El Señor juzgará toda la tierra. “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí , hacedores de maldad.”
Dios lee el corazón. Jesús dijo: “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablan los hombres de ella darán cuenta en el día del juicio.” Considere eso.
Dios es inmutable en su amor. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

Piense en esto:
Cristo murió por nosotros mientras éramos pecadores: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado.”
Dios es amor; El es inmutable en su amor. Dios dio a su Hijo por nosotros en la cruz y lo resucitó de entre los muertos.

En segundo lugar: 
No sólo no ha cambiado la naturaleza de Dios, sino que no ha cambiado la Palabra de Dios. En los primeros años de mi vida tuve algunas dudas sobre la Palabra, pero una noche de 1949 me arrodillé ante un tocón en los bosques cercanos a Forest Home, California, Estados Unidos.
Abrí mi Biblia y dije: “Oh Dios, hay muchas cosas en este libro que no entiendo, pero lo acepto mediante la fe como tu Palabra infalible desde Génesis hasta Apocalipsis.” Resolví eso, y desde aquel momento en adelante no he tenido nunca ni una sola duda de que esta es la Palabra de Dios. Así que cuando cito la Biblia, cuando la predico, sé qué estoy predicando la verdad de Dios.

Eso le da autoridad al ministerio de uno. No está basado en lo que alguien dice sobre la Biblia. No está basado en algún libro que yo haya leído. Está basado en la fe en Dios. Nadie puede cambiar eso.
En tercer lugar, la naturaleza humana no ha cambiado. Jeremías dijo: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”

La gente trata de descubrir qué pasa con la raza humana. ¿Qué pasa con las pandillas de algunas de nuestras ciudades? ¿Qué provoca todos los asesinatos, todos los suicidios y todas las demás cosas terribles de las que leemos todos los días en los periódicos?
El corazón del hombre es hoy como siempre ha sido. El hombre está en rebelión contra Dios y tiene una enfermedad llamada pecado. El pecado está en todos nosotros.

Recuerdo una vez que estaba predicando en Africa a un grupito de una tribu. Se me dijo que esa tribu no había oído mucho del evangelio, y quise presentar un sencillo mensaje evangélico. Así que prediqué sobre Juan 3:16 de la manera más simple que pude. Tratando de explicar Juan 3:16, empleé todas las ilustraciones en las que pude pensar que harían más claro el mensaje. Varias personas manifestaron que querían recibir a Cristo.
El domingo siguiente iba a predicar en la iglesia parroquial de Great St. Mary en la Universidad de Cambridge en Inglaterra, y pensé: “Voy a hacer una prueba. Voy a predicar en Cambridge el mismo sermón sencillo que prediqué a la tribu africana.”  Y así lo hice.
Ese domingo muchos de los estudiantes llegaron a conocer a Cristo como Señor y Salvador.
Era una simple exposición sobre Juan 3:16. Sí, el corazón humano es igual en todas partes.

En cuarto lugar:
El método de salvación no ha cambiado. El mismo mensaje que siempre ha transformado vidas transforma las vidas hoy. 

Leemos en Hechos 4:12: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombre, en que podamos ser salvos.” No hay otro nombre.
“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Este versículo fue una piedra de tropiezo para mí por mucho tiempo. Pensé que en él alguien estaba diciendo: “Yo soy la personificación de toda verdad: ; la verdad científica, la verdad teológica y la verdad filosófica.” Mediante la fe acepté que El es lo que dice ser: el Camino, la Verdad y la Vida. Y nadie puede ir al Padre si no es por medio de Jesucristo.

Quizás usted tenga un pecado que necesita confesar. Tal vez necesita recibir a Jesucristo en su corazón como su Señor y Salvador. Pudiera ser que necesite estar dispuesto a renunciar a algo que Dios ha señalado y sobre el que ha dicho: “Si quieres tener plena comunión conmigo, eso tiene que desaparecer.”
¡Dios no ha cambiado!

“La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.
“Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.
“Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;
“porque nuestro Dios es fuego consumidor.”
¡Dios no ha cambiado!


Por Billy Graham



Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ