Cuando el corazón de una mujer se entristece...




Cuando el corazón de una mujer se entristece...
Todo su ser se duele, llenándose de profundo pesar.
Porque el corazón de una mujer necesita...
Amor, compresión y paz.
Cuando el corazón de una mujer llora...
Toda su alma clama por salir de la oscuridad.
Y por sus mejillas corren lágrimas pidiendo piedad.

El único que puede enjuagar tus lágrimas...
Es Jesús, Dios de amor y bondad.
Él desea sanar las heridas que están en tu corazón.
Su aceite está preparado para ungirte hoy.
Con la  presencia divina de Jesús tu Salvador.

Ya no llores mujer, ve a los piés de Jesús.
Y dejá que el Espíritu Santo ponga gozo y salud.
Jesucristo vive y reina, Él te rescata hoy.
Y con su sangre divina cubre tu vida con profunda paz.

Es en el nombre de Jesús que las cadenas caen.
Es en el nombre de Jesús que tu vida cobra vida, por el poder de su amor.
Recibe querida mujer...en este día, el perfume de su presencia.
Recibe su renuevo, su salud, su libertad.
Levantá las manos al cielo, porque tu vida Él rescatará.

Con Cariño: Tere




Día 11 ✿ Cinco Principios para que tus Sueños se hagan Realidad




La Biblia dice, en Romanos 12.2 “Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere…”

La solución a tu pobreza y dificultades está dentro de ti, Dios la puso allí.
Dios te quiere revelar cómo convertir tus sueños en realidad.

Para ello debes acercarte más al Señor. Deja que Dios se revele a tu vida. Deja que Él se acerque a ti como nunca antes.

1. Fuiste diseñado para la
victoria. El Señor está contigo.

2. Debes prepararte para hacer
cosas que nunca hiciste – Gedeón
tenía temores y complejos (Jueces
6.11-22), pero los venció cuando
decidió obedecer a Dios a pesar de
no entenderlo todo. Dios te hará
hacer cosas que nunca imaginaste.

3. Dios tiene recursos para tu
vida de donde menos te
imaginas. A medida que surgen tus
necesidades, Dios las irá supliendo. No es por lo que tengas, sino por
conexiones. Conéctate con la trinidad.

4. Debes caminar en santidad – La santidad da autoridad. Conecta tu
carácter con el carácter de Dios.

5. Necesitas una nueva revelación de la Palabra de Dios. Saca el
pasado de tu vida para que pueda entrar una nueva revelación. Las únicas
personas que no tienen problemas son las que están en el cementerio.

Devocionales: 30 Días con Dios
© 2011 DevocionTotal.com. Todos los derechos reservados.



¡Detente!




El estrés, tan mal visto en nuestros días, es en realidad una respuesta natural y necesaria para nuestra supervivencia; sin embargo, puede llegar a desencadenar graves problemas de salud cuando se convierte en una constante en nuestras vidas.

El avance de las telecomunicaciones y de los medios de transporte, entre otras cosas, han hecho que nuestra forma de vida sea más acelerada. No queremos esperar en una fila, nos molesta cuando hay algún desperfecto en el servicio de internet o cuando nuestras llamadas no entran inmediatamente. Queremos que todo suceda en el acto.

Lo mismo sucede con nuestra relación con Dios, queremos que Él nos responda cuando aún no terminamos de pronunciar las palabras finales de nuestra oración, que nos dé una salida ni bien empezamos a ver un poco de sombras en nuestra vida, que provea lo que necesitamos en el instante… queremos que Dios acelere sus tiempos y de una vez nos quite de encima aquello que nos duele o incomoda.

Cuando ni siquiera los  israelitas habían salido de Egipto, el Faraón y sus funcionarios cambiaron de opinión y decidieron ir tras el pueblo de Israel; sacaron sus mejores carros y les dieron alcance. Al ver esto, los israelitas entraron en pánico y le reclamaron al Señor y a Moisés el haberlos sacado de Egipto.

Pero la respuesta de Moisés fue la siguiente: “—No tengan miedo. Sólo quédense quietos y observen cómo el Señor los rescatará hoy. Esos egipcios que ahora ven, jamás volverán a verlos.  El Señor mismo peleará por ustedes. Sólo quédense tranquilos.” Éxodo 14:13-14

Luego Dios le ordena a Moisés que el pueblo siga adelante y le muestra cómo abrir el Mar Rojo para que su pueblo pudiera pasar.

¿Quién no ha entrado en pánico cuando ve que el ejército del Faraón se viene contra nosotros con sus carros poderosos? ¿Quién no ha pensado en salir corriendo o no le ha echado la culpa a Dios de nuestras circunstancias? Y hay también quienes creen que Dios necesita ayuda para resolver los problemas y se ponen a trabajar más que antes buscando las mejores soluciones.

A veces es necesario bajar el ritmo en el que estamos y quedarnos quietos, seguir la dirección de Dios y observar cómo Él abre el Mar Rojo sacándonos ilesos del problema que teníamos. Dios tiene sus tiempos y no va a permitir que nada nos dañe, pero debemos aprender a esperar confiadamente.

“El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi salvador; mi Dios es mi roca, en quién encuentro protección. Él es mi escudo, el poder que me salva  y mi lugar seguro.” Salmos 18:2

Si has estado corriendo y sientes que las fuerzas te van a abandonar y que Dios se demora en responderte, no te desesperes, detente, confía y observa cómo trae la salvación para tu vida. Él no te va a abandonar. Una vez que te detengas verás como Dios pelea por ti y abre el Mar Rojo que tienes delante.

Por: cvclavoz



¡Vuelve a sonreír!




En cuanto a mí, busco la ayuda del Señor. Espero confiadamente que Dios me salve, y con seguridad mi Dios me oirá. Miqueas 7:7 (NTV)

¡Qué difícil es esperar el tiempo de Dios! Especialmente cuando pensamos que ya nada va a cambiar. Cuando empezamos a ver las cosas como imposibles. Cuando nos sentimos presionados por estar pasando alguna necesidad. Es en estos momentos cuando comenzamos a desesperarnos porque vemos el panorama desolador, nos devora la ansiedad y el enemigo toma ventaja en nuestras vidas.

Pero no debemos ceder ante la impaciencia, el desánimo ni la depresión, pues la promesa de paz de parte de Dios no se hace real para quienes luchan en sus propias fuerzas, sino para aquellos que descansan y reposan en su presencia, de modo que sus fuerzas son renovadas día tras día.

Debemos tener siempre presente que Dios no se rige por nuestros tiempos. Somos nosotros los que manejamos un reloj y nos apresuramos a hacer o decidir. Suele pasar que los apuros nos lleven a tomar decisiones incorrectas o a obtener decepcionantes resultados. Que bueno es saber que Dios no está sujeto al tiempo como nosotros, sin embargo pese a no usar reloj, siempre llega a tiempo. Es justamente durante la espera donde Dios transforma nuestro carácter, la voluntad es fortalecida y el amor incrementado.

Quizás hoy te sientes frustrado, porque tienes grandes sueños, anhelos o metas que cumplir, sin embargo es posible que tu realidad te haga pensar que nunca se concretarán y que es inútil seguir soñando. Quizás estés en un momento en donde la sonrisa se ha borrado de tu rostro y solo quieres llorar, escapar o esconderte de todo, porque te sientes incapaz de hacer frente a todo lo que estás viviendo.

Quiero decirte que no todo está perdido, siempre hay esperanza cuando creemos y confiamos en Dios. Tienes que comprender que Él tiene un plan hermoso para tu vida, que nada de lo que digas o pienses, hará que ese frustrar ese propósito. A pesar de que muchas veces no creas que algo bueno saldrá de todo esto, Dios se las ingeniará para darte un buen final, tanto así que volverás a sonreír al darte cuenta que Él tiene maneras inimaginables para cumplir con lo que tiene previsto. Déjalo actuar porque Él sabe lo que hace y hasta donde tú puedes llegar.

Hoy te animo a que vuelvas a sonreír, porque Dios continúa trabajando para cumplir esa promesa, ese sueño que un día te dio. ¡Tu tarea es creer y avanzar sin temor!
Si tenemos nuestra fe y confianza puestas en Dios, jamás seremos defraudados, teniéndolo a Él de nuestro lado, tenemos la batalla y nuestros sueños asegurados.

Por: cvclavoz




Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ