Camino a nuestro hogar eterno

Un vagabundo que daba tumbos por la vida y un hombre de negocios motivado por la vida cómoda, entablaron una amistad que transformó ambas vidas.

por Ron Hall

No había libros, ni notas, ni un plan de estudios. Tampoco composiciones escritas o exámenes. El curso era solo la cruda enseñanza de un  hombre llamado Denver Moore, que no se había graduado de nada, ni recibido honores —excepto los que le habían conferido sus compañeros reclusos de la Cárcel Angola. En realidad, nunca asistió a una escuela, ni siquiera por un solo día.

No había escuelas para la “gente de color” en la plantación de Louisiana donde había pasado sus primeros años de vida como jornalero sin recibir ningún pago por el trabajo que hacía.

Su aula fue una acera en una concurrida calle de East Lancaster, cerca del contenedor de basura donde dormía, al otro lado de la institución benéfica Union Gospel Mission, en el centro de Fort Worth, Texas. Fue allí donde mi esposa lo conoció, y donde tuvo por primera vez la idea de que él y yo debíamos ser amigos.

Recuerdo una conversación que tuve al principio con Denver, con tanta claridad como si hubiera sucedido ayer. Su aliento tenía el olor penetrante del tabaco viejo, que remataba con el de la sardina enlatada, que me resultaba molesto. Fingiendo que iba a rascarme la barba, moví la mano para taparme la nariz, mientras mis oídos se esforzaban por escuchar su débil voz. “¿Es usted uno de esos cristianos?”, me preguntó.

“Sí”, le respondí.

“Entonces tal vez pueda responder una pregunta que intriga a la mayoría de los indigentes. ¿Por qué es que ustedes los cristianos adoran el domingo a un hombre que no tuvo una casa donde vivir, pero luego le dan la espalda al primer indigente que ven el lunes?”

Por un momento estuve paralizado, como si hubiera recibido un disparo en el pecho.  Finalmente, dije: “No tengo una respuesta para eso”.

“Sr. Ron”, dijo, “uno nunca sabe de quién son los ojos con los que Dios nos está observando. Quizá no van a ser los de su pastor o los del maestro de la escuela dominical. Sino simplemente los de una de esas personas que vive en la calle, al igual que yo”. Entonces me miró fijamente. “A veces, las personas exitosas como usted pueden elevarse tan alto para obtener más riquezas que se olvidan de conocer a Dios. Pero nunca se puede llegar tan abajo para ayudar a alguien, sin que Dios lo tome en cuenta”. 


Doce años antes, mi esposa Debbie me había mostrado el amor de Cristo después de mi larga temporada de infidelidad. Por la lección de humildad que aprendí mediante su misericordia, le prometí que haría cualquier cosa que me pidiera durante el resto de nuestras vidas juntos.Debbie y yo habíamos sido creyentes desde 1974, y ambos habíamos estado viviendo con un propósito específico en nuestras vidas. El de ella era buscar al Dios todopoderoso, y el mío era buscar al dinero todopoderoso. Yo había tenido éxito como negociante internacional de piezas de arte, pero nuestro matrimonio estaba al borde del colapso. Sin embargo, en vez de los papeles de divorcio, ella me ofreció un camino de misericordia, y por la gracia de Dios, finalmente elegí ese camino mejor.Después de estar varios años concentrado en mi profesión, anhelaba hacer realidad mis sueños de vivir en la hacienda que teníamos a unas cincuenta millas de distancia. Pero Debbie tenía otra idea. Me convenció de que construyera la casa de sus sueños en Fort Worth, y fue allí donde ella comenzó a escuchar a Dios por medio de una clase de sueño diferente  —la clase que Dios utiliza para hablar. Un día, ella tuvo un sueño con un indigente y hasta le vio la cara. “Como dice un versículo de Eclesiastés (9.15), se trata de un hombre pobre pero sabio. Y por su sabiduría, nuestras vidas y la ciudad serán cambiadas”.

Debbie estaba resuelta a encontrar al hombre que había visto en sus sueños, y comenzó a servir como voluntaria en Union Gospel Mission —y finalmente me convenció de que ayudara sirviendo las cenas en esa institución. Yo estaba un poco receloso. Años antes, en la ciudad de Nueva York, se me acercó un indigente agresivo que amenazó con matarme. Después de ese encuentro, rehuía a los indigentes, y me preguntaba: ¿Qué me puede llegar a pasar si me detengo a ayudar?

Dos semanas después, estando yo en el comedor, entró gritando un hombre furioso, sin zapatos ni camisa, diciendo que iba a matar a todo el mundo, a menos que el que había robado sus zapatos se los devolviera.

“Ese es el hombre con el que soñé”, me gritó Debbie, mientras yo encontraba refugio debajo de la mesa de la comida.  “Y tengo la convicción de que Dios me dijo que tú tienes que convertirte en su amigo, y descubrir el porqué de mi sueño”.

“Pero yo no estaba en esa reunión que tú tuviste con Dios”, le respondí gritando, “y si voy a ser amigo de alguien que quiere matar a todo el mundo, ¡creo que yo mismo debería hablar con Dios de eso!

Después de perseguirlo durante cinco meses, por fin logré que el hombre entrara en mi automóvil, a pesar de que gritaba que lo dejara en paz. “Me encantaría dejarte en paz”, le dije, “¡pero mi esposa me dijo que tengo que ser tu amigo!”

A él le caía bien Debbie, por lo que prometió pensar en eso. Dos semanas más tarde, él estaba sentado frente a mí a la mesa en una cafetería. “Hay algo que he escuchado acerca de los blancos que realmente me molesta, y tiene que ver con la pesca”, me dijo.

Extrañado de que me dijera eso, le respondí que yo no era pescador, y que no estaba seguro de que pudiera decirle algo para aclararle lo que él pensaba de mi raza.

“Apuesto a que sí puede. Escuché decir que cuando los blancos van a pescar, hacen lo que se llama ‘atrapa y suelta”.

“Es un deporte”, le dije.

“Bueno, si usted es un blanco que sale a pescar a un amigo, y después que lo atrapa lo suelta, entonces yo no tengo ningún deseo de ser su amigo”.

Con el corazón latiéndome con tal fuerza, que casi se me salía del pecho, yo estaba allí sentado frente a frente con un hombre al que temía. Pero las palabras que él acababa de decir eran las más sabias que yo había escuchado en cuanto a la amistad. Me llegaron directamente al corazón. Me preguntaba si yo era el que había sido pescado.

Con Denver aprendí la diferencia que hay entre “bendecir” y ayudar. Una vez me preguntó por qué yo estaba siempre dando billetes de a dólar a la gente de la calle, y sirviendo espagueti en la misión. “Porque me gusta ayudar a los indigentes”, le dije.

“Sr. Ron”, me dijo, “usted no está ayudando a nadie. Lo único que está haciendo es sentirse mejor por ser rico. Está bendiciendo a la gente con sus dólares y su servicio, pero un dólar y un plato de comida no cambian una vida. Para eso hace falta amor. Si usted quiere en serio ayudar a alguien, tírese al hueco en que se encuentra la persona, vende sus heridas y quédese con ella hasta que tenga las fuerzas suficientes para salir”.

Denver comprendía que la falta de hogar no es un problema que debe resolver el gobierno —es un problema que debe resolver la gente de la iglesia. No sé cómo sabía esto, pero me dijo que hay al menos el mismo número (si no más) de iglesias en los Estados Unidos, que personas sin hogar viviendo en las calles. “Si cada iglesia se ocupara solamente de una persona sin hogar, el problema se resolvería”, dijo. “Yo no soy un hombre muy inteligente, Sr. Ron, pero a mí me parece que hay demasiado estudio de la Biblia, pero no suficiente práctica de la Biblia”.

No hacía falta tener un doctorado para comprender que Dios tenía un plan para nuestra relación. Pocos meses después de haber iniciado nuestra amistad, Denver me dijo: “Qué bueno es lo que está haciendo la señora Debbie por los indigentes —ella es muy valiosa para Dios. Y cuando alguien es valioso para Dios, también es importante para Satanás. Tenga cuidado, porque algo le ocurrirá a la Sra. Debbie”. Poco días más tarde, ella fue diagnosticada con cáncer en etapa 4. Durante los diecinueve meses siguientes, peleamos la peor de las batallas. Denver se convirtió en un soldado en el ejército del Señor, y luchó al lado de nosotros. El hombre que una vez pensé que no tenía nada que ofrecerme en una amistad, se convirtió en la persona que Dios utilizó para fortalecernos cuando enfrentábamos las horas más oscuras. Las últimas palabras que me dijo mi esposa, fueron: “No te des por vencido con Denver —Dios va a bendecir la amistad de ustedes de maneras que no podemos imaginar”.


Con Debbie ahora en el cielo, Denver se mudó a vivir a mi casa. Me contó que el Señor le había hablado antes de su muerte, y le dijo que recogiera la antorcha de Debbie a favor de los indigentes —y eso fue lo que él hizo. El sueño de Debbie de que nuestra ciudad iba a ser cambiada por un hombre pobre pero sabio, se convirtió en una realidad. Cuatro años más tarde, Denver fue nombrado Filántropo del Año por su trabajo a favor de los indigentes de Fort Worth, y se creó la nueva misión. Y con el paso del tiempo, Denver y yo hablamos en más de 400 eventos a favor de los indigentes, lo cual ayudó a recaudar más de 70 millones de dólares, y esto llegó a misiones en todo Estados Unidos.Denver vivió conmigo durante nueve años hasta su muerte en marzo de 2012, a los 75 años de edad. Lo extraño mucho. Pero utilizando las palabras de mi amigo: “Ya se trate de que seamos ricos o pobres, este mundo no es el lugar de descanso final. Por eso, en cierto modo, todos somos indigentes —abriéndonos camino a nuestro hogar eterno”.

Si esta historia de la vida real toco tu vida, te invito a dejar un comentario! Dios te bendiga!

Ron Hall y Denver Moore son coautores de los libros Same Kind of Different As Me [Tan diferente como yo] y What Difference Do It Make? [¿Qué importancia tiene?] Y crearon el estudio bíblico para grupos pequeños llamado Same Kind of Different As Me poco antes de la muerte de Moore.

Fuente: EnContacto


2 comentarios:

  1. gracias, gracias, mil gracias , ES LA HISTRIA MAS HERMOSA Y FORTALECEDORA QUE HAYA LEIDO, Y QUE ME HACE HACE RECAPACITAR, EN..COMO VA MI VIDA CRISTIANA ACASO ES SOLO RECIBIR Y CUANDO DOY?, ES DECIR,, GRACIAS SR. MI DIOS, POR ENTENDER QUE DEBO PONERME EN EL LUGAR DEL NECESITADO, HASTA QUE SE PONGA EN PIE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amen! Gloria a Dios!
      Wow, que bueno que comentaste! Porque esta historia impacto tanto mi vida que no me resignaba a que no impactara a alguien mas!
      Me alegra que Dios te haya ministrado tanto como a mi!
      Un fuerte abrazo, Dios te continué bendiciendo!
      (h) (h) (h)

      Eliminar

❥ Un corazón agradecido siempre sabe decir gracias
❥ Y la forma más fácil de decirlo es a través de tus comentarios..
❥ Al hacerlo, se cordial y respetuoso..
❥ Se de bendición a los demás...
❥ Deja siempre la URL de tu blog para que podamos visitarte..
❥ Copia el código de texto para que agregues emoticones a tu comentario
❥ Para agregar un enlace activo en los comentarios VER COMO AQUÍ
❥ Para insertar una imagen solo utiliza [img]URL de la imagen[/img]
❥ Para insertar un video solo utiliza [video]URL del video[/video]
❥ Para cambiar color de texto utiliza [color="red"]Aquí tu texto[/color]
❥ Para crear marquesina se utiliza [ma]Aquí tu texto[/ma]
❥ Por favor NO COPY, y si tomas algo recuerda darnos créditos!!
❥ Por último, dile NO al Spam...
❥ Bendiciones!

✿ TUS COMENTARIOS ALIMENTAN MI BLOG Y SON CARICIAS DE DIOS A MI ALMA ✿
≧◔◡◔≦ (っ◔◡◔)っ ♥ ❤ ❥ ✿ ☂ ღ ツ ☼ ✿◕ ‿ ◕✿ ❀◕ ‿ ◕❀ ❁◕ ‿ ◕❁ (◡‿◡✿) (っ◕‿◕)っ (►.◄) ╍●‿●╍ (•_•) (◐.̃◐) ..^.^.. ʕ•ᴥ•ʔ εїз Ƹ̴Ӂ̴Ʒ .^◡^. (≧◡≦) ✿❀❁ ° ♥ ❤ ❥ ❣ ღ ♂ ♀ ✔♚ ♛ ✝ ✉ ۵ ϟ

Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ