Felicidad... Donde esta?

Acerca-de-la-Felicidad


"Dediqué mi corazón a conocer la sabiduría, y también a entender las locuras y los desvaríos; conocí que aun esto era aflicción de espíritu". 
Eclesiastés 1:17  

¡Felicidad, felicidad!… ¿Alguien puede decirme dónde está?

Es la pregunta de muchos que buscándola recorren mil y un caminos. Ese fue el intento de Salomón que describió las frustraciones vividas, al procurar hallarla. Pero lo interesante es que hoy, luego de miles de años, el hombre busca en las mismas fuentes. Donde este sabio rey comprobó que no estaba. Sabiduría: Que profundicemos en el conocimiento y seamos filósofos, científicos, historiadores eruditos no proporciona felicidad.

No significa que adquirir conocimiento sea equivocado e innecesario, pero debemos reconocer que el mucho saber no satisface las necesidades espirituales. Riquezas: Salomón vivió rodeado de ellas. No hubo otro que le igualara; sin embargo, con el correr de los años concluyó que eso sólo era vanidad. Hoy, sigue siendo lo mismo. Las riquezas no compran ni aseguran la felicidad. Placer: Nadie como este rey disfrutó de los placeres.
Fiestas, mujeres, lujos; lo que deseó lo tuvo, mas concluyó su vida reconociendo que ‘eso es aflicción de espíritu’. Si estás en esa búsqueda, si hallar felicidad es tu anhelo, permíteme revelarte el secreto y el lugar donde la halló Salomón:

“Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre” 
(Eclesiastés 12:13).

Fuente: alospiesdelmaestro


El es Real y esta ahi a tu lado

535178_363524673684438_100000807240957_921293_2040370836_n


“Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y enseguida recibieron la vista; y le siguieron”. 
San Mateo 20:34

 ¿Pensaste alguna vez que Jesús nos mira con compasión? Cuántas veces, en medio de la lucha cotidiana, en el afán de progresar y lograr una posición desahogada para nuestra familia, en el deseo de criar los hijos para que lleguen a ser hombres y mujeres de bien, felices, con un buen porvenir, tropezamos con obstáculos.
En muchos casos, cuando pensamos todo con esmero y nos hemos hecho un plan, de repente el “castillo” se desmorona y vemos los sueños hechos mil pedazos a nuestros pies. Cuando la vida nos golpea con un fracaso económico, una enfermedad larga, incurable o costosa, cuando se divide el matrimonio o el hogar se deshace, en esos momentos nos sentimos solos, olvidados, rechazados, inútiles.

Es justo allí cuando Jesús está más cerca que nunca de nosotros; es entonces cuando Su compasión fluye hacia nuestro ser y Su mano se extiende para acariciarnos. El toque de Su mano herida transforma en miel la amargura, en gozo la tristeza, en tibieza el frío de la soledad, en armonía el desastre que nos rodea.

Recibí ahora mismo el toque del Señor. El es real y está allí a tu lado, mirándonos con compasión y amor.

Fuente:alospiesdelmaestro



Solo El y nada mas que El

bigstock_power_of_5994661


“En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Señor, no desamparaste a los que te buscaron”.
Salmos 9:10

 La Palabra del Señor nos enseña que Dios tiene distintos nombres que se relacionan con lo que El puede hacer a nuestro favor. Tal vez usted sea una persona que amó a Dios desde pequeño pero sólo lo conocía como Salvador, como el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo, y no como su Sanador. Por tal motivo, no había experimentado milagros ni sanidades, pero al entrar en una nueva dimensión de fe, conoció otro de los nombres de Dios: el Sanador, y recibió un toque en su cuerpo o pidió por alguien y fue sanado. ¡Bendito conocimiento que le trajo liberación!

En las Escrituras leemos que El es nuestro Abogado, Amigo, Amor, Buen Pastor, Consejero, Admirable. También Jesús es Bueno, el Cordero Inmolado, el Cristo, poder de Dios, el Espíritu de Vida, la Estrella de la Mañana, Fiel, Verdadero, Fortaleza para el pobre y el necesitado. Es el Don Inefable, el Don de Dios, el que lo llena todo, el que vive, el que vendrá, Emanuel o sea, Dios con nosotros.

Mientras seguimos leyendo descubrimos que Dios es Compasivo, Paz, Juez de todo, Fuerte, Dios de vivos y de muertos y de toda la tierra. Todos esos nombres están a nuestra disposición porque nosotros somos hijos del Altísimo, hijos del Rey de reyes, del Señor de señores, y podemos gozar de los beneficios que brotan de Su Poderoso Nombre.

Por eso, hoy al orar incluya en sus oraciones los nombres del Señor que se relacionan con su necesidad creyendo que Aquel que todo lo llena en todo, está de su lado dispuesto a darle lo que está necesitando.

Fuente: alospiesdelmaestro


Con Dios todo es Posible

Invierno_Maravilloso-


“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.  
I Juan 2:17

Cuántas veces oímos la frase “El Señor está de nuestro lado”, cuando en realidad lo que deberíamos hacer es tratar de estar nosotros del lado del Señor. Frecuentemente tenemos el hábito de tomar decisiones y emprender cosas, adelantándonos al Señor y luego esperamos que El esté de nuestro lado para apoyarnos.

Muchos se preguntan: 
¿Cómo puedo conocer la voluntad de Dios? Cómo puedo saber si estoy del lado del Señor? 

Como primera medida, debemos pedir que Dios nos guíe antes de tomar una decisión o de emprender algo. Una vez que hemos encomendado a El nuestro camino, pidiendo Su dirección, podemos seguir adelante y descubriremos que el cumplir la voluntad del Padre siempre causa una sensación de paz interior.
Podremos encontrar conflictos externos, pero en la voluntad de Dios encontraremos paz y sabremos que así estamos obedeciendo al Señor.

Determínate a vivir “del lado de Jesús” y descubrirás a un Dios maravilloso.

Fuente: alospiesdelmaestro


¡Cuidado Penina!



“Pero a Ana daba una parte escogida; porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos. Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos”.
1 Samuel 1: 5-6

Hoy quiero compartir con ustedes algo nuevo que aprendí sobre la historia de Ana. Ana era la esposa del Elcana quien era afrentada y oprimida continuamente por Penina, la otra esposa del Elcana. Esto debido a que Penina tenía hijos y Ana era estéril. Ser estéril en esos tiempos era una afrenta. Dice la biblia que todos los años era lo mismo, Penina irritaba, enojaba y entristecía a Ana. Todos los años una lucha constante.

Pero quiero que te fijes en un detalle sumamente importante. Penina molestaba tanto a Ana porque Ana tenía algo con lo que ella no contaba de igual forma. Porque la Biblia dice que a pesar de que Ana era estéril, su esposo la amaba y le daba a ella una parteespecial, una parte escogida.

La lucha que debió enfrentar Ana no era fácil. Ella realmente se encontraba triste, oprimida, deprimida. Era tal su tristeza que había dejado de comer y lloraba. Y generalmente cuando uno llora es porque siente una tristeza muy grande. Cuando el cuerpo no recibe alimento y encima tiene una tristeza el alma, no hay fuerzas, hay angustia y depresión.

Pero ese año cuando subían a adorar Ana hizo algo diferente a lo que tal vez había echo otros años. Ella fue al templo a orar y a tener una conversación con Dios muy profundo. Ella quería que Dios interviniera en su necesidad y por eso clamó. Tan poca era la visión y el discernimiento de Elí en aquellos momentos, que pensó que Ana estaba borracha. Sin embargo la aflicción de Ana era tan grande que apenas podía pronunciar palabras. Luego de aclararle al sacerdote que no estaba borracha sino que había estado afligida y que necesitaba un milagro de Dios. Elí le dice que se vaya en paz, porque ella concebiría. Ana entonces recibe esa palabra, actúa en fe, come, bebe, renueva sus fuerzas y a los nueve meses concibe a su primer hijo a quien llamo Samuel. Samuel fue dedicado a Dios y dejado en el templo para ser instruido al servicio de Dios. Luego de eso Ana concibe más hijos.

Ahora quiero que analices y pienses en la persona o circunstancia que se ha convertido en “Penina” para ti. Que te oprime y se burla de ti continuamente, que busca deprimirte y hacerte desmayar. En el mundo espiritual “Penina” podría tipificarse con el diablo. Porque él busca continuamente robarte el gozo y la paz. Que pienses en lo que no tienes para que te sientas derrotado. Pero, ¿sabes por qué razón el enemigo hace esto? He aquí el secreto: PORQUE TU CUENTAS CON EL AMOR DE TU PADRE CELESTIAL Y EL TE HA DADO UNA PARTE ESPECIAL AUN EN MEDIO DE TUS DEBILIDADES. Al enemigo le da celos que tú ames a Dios, que Dios sea el dueño de tu vida, porque él siempre ha querido la gloria de Dios para él. Por tal razón es un engañador, turbador, usurpador y padre de toda mentira.

Otro factor importante es que habrá momentos en que nadie podrá entender por lo que estás pasando. O que la gente te malinterpretará o tratando de consolarte, te herirán más. Elcana no podía entender la aflicción de Ana, y tratando de consolarla, le preguntó que si acaso él no era mejor que diez hijos. Estoy segura que Ana amaba a su esposo, pero ella también deseaba ser madre y darle hijos de ella a Elcana. Elí debido a su falta de discernimiento pensó que Ana estaba borracha. Tal vez a ti no te acusen de borrachera, pero tal vez, no logren ver la gran aflicción que estés pasando. Quizás algunos hasta te calumnien y murmuren de ti como lo han hecho con tantas personas en la biblia y en la historia. Es posible que continuamente tus enemigos y burladores digan:¿dónde esta tu Dios?

Pero debes recordar que ante el momento difícil y de prueba, tienes que hacer como Ana, acudir al templo y buscar en oración el rostro de Dios. Y no solo en el templo sino quecontinuamente debes buscar a Dios mediante la oración y alimentarte con la Palabra de Dios, que no es otra cosa que la Biblia. Luego, renovar tus fuerzas, comer, beber, irte en paz y seguridad. Estar confiado y creer que Dios intervendrá en tu asunto y tu necesidad. Ana creyó la palabra que le fue dada por Elí. Y habrá momentos en tu vida en que Dios usará hasta las personas que tú menos imagines para hacerte conocer su propósito y la senda por donde debes andar. Ana en fe se fue para su casa después de haber alabado a Dios que era el propósito para el cual habían subido al templo y luego de haber orado y presentado su situación a Dios.

Punto importante a resaltar, además de la fe, Ana necesitó paciencia. Pero no solo paciencia, “Penina” seguía estando allí, burlándose, oprimiéndola, escarneciéndole, haciéndole ver que ella sí tenía hijos, mientras que Ana no. Y así mismo es el enemigo siempre esta lanzando dardos a tu mente y a tu vida para hacer que tu fe decaiga, que pierdas las esperanzas o que el propósito de Dios no se cumpla en tu vida. Pero debes recordar como dice el coro inspirado en las palabras del salmista: “Pacientemente esperé a Jehová, se inclinó a mí, escuchó mis ruegos, me sacó del lodo y puso en él un cántico nuevo”.

Ana durmió con su esposo, tuvo intimidad y a los nueve meses vio su petición contestada con sus propios ojos. No solamente tuvo un hijo, sino que Dios le permitió poder concebir más hijos y ella hizo una oración de acción de gracias. (Si quieres saber más lee el libro de 1ra de Samuel porque ahí encontrarás todos los detalles). Ah, pero no se me puede olvidar que ella también le cumplió a Dios lo que le prometió que iba a darle si le permitía tener hijos. Y nosotros tenemos que cumplir las promesas que le hacemos a Dios porque hay muchos que cuando reciben su bendición se olvidan de lo que le prometieron a Dios cuando estaban en el momento difícil.

Aunque “Penina” se levante contra ti, no te olvides que tu cuentas con algo hermoso, maravilloso e inigualable: EL AMOR DE TU DIOS Y SUS PROMESAS. El es fiel en cumplir lo que promete aunque muchas veces nos parezca que tarda.

Pero para todo hay un momento perfecto. Así como Ana ten fe y verás al tiempo que tu recompensa llegará. Me pregunto cómo estaría o quedaría Penina luego de ver el milagro que Dios hizo en Ana. Me imagino que entonces tuvo que morderse la lengua y callarse.

Autora: Brendaliz Avilés

¿Te has dado cuenta que no eres el mismo?

¿Te has dado cuenta que no eres el mismo?


Hoy puedes comenzara de nuevo, antes que nada reconociendo que no eres el mismo, reconociendo que sin darte cuenta fuiste dejando todo lo que provocaba que fueras el hombre o la mujer que llegaste a ser en el Señor.

Si eres consciente que no eres el mismo o la misma deberías reconocer tu actual estado delante de Dios y humillarte a él. Tú sabes que no quieres ser como actualmente eres, tu sabes que prefieres ser como llegaste a ser, ese hombre o esa mujer que amaba a Dios incondicionalmente, ese hombre o esa mujer que vivía en humildad y sencillez, ese hombre y esa mujer que se dejaba ministrar por la presencia de Dios, ese hombre o esa mujer que era muy sensible a la voz de Dios y que en lugar de un corazón de piedra, tenía un corazón de siervo o sierva.

Hoy tienes que comenzar desde el principio, hoy tienes que comenzar a realizar aquellas actividades que hacían de ti un ejemplo para los demás y un orgullo para Dios, no digas que no puedes, no pienses que fracasarás, si un día pudiste, ¿Por qué no ahora?, solo basta que exista la disposición total para hacerlo.

Hoy te animo a retomar aquellos hábitos que hicieron de ti un hombre o una mujer feliz en el Señor, te motivo a no dejarte vencer por los pensamientos negativos que te quieren hacer creer que no podrás o que jamás volverás a ser el mimos, Dios quiere encontrarse en intimidad nuevamente contigo, Él sigue esperándote en los mismos lugares, Él quiere ministrar tu vida y a partir de este día si te lo propones comenzaras a experimentar un nuevo cambio.

¡Vamos! ¡No te rindas! Deja de ser el que no quieres ser, para comenzar a ser el que debes ser, un hijo o una hija de Dios que lo aman y viven para Él.

¡El cambio que Dios tiene para tu vida está en la disposición que tengas para experimentarlo!

“Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová”

Lamentaciones 3:40 (Reina-Valera 1960)

Día 3: Dios Obra Desde Dentro Hacia Fuera

Uploaded Picture
Parte 3 de la serie Los Próximos Pasos



¿Qué es lo primero que debo hacer? 

Apenas comenzamos a caminar, necesitamos comprender la vital distinción que existe entre la religión y una relación. La mayoría de nosotros hemos visto funcionar a la religión; en cambio la relación que tenemos con Jesús es muy distinta. La religión tiende a lo externo. Está estructurada y se basa en reglas. En contraste con esto, nuestra relación debe ser personal, abierta, cálida y liberadora. Jesús quiere que nos acerquemos a Él de la misma forma que un niño pequeño se acerca a un padre amoroso.

Todo el que haya pasado tiempo cerca de un niño así comprende esta imagen. Mi esposa Wendy y yo siempre nos sentíamos felices cuando uno de nuestros seis hijos corría hacia uno de nosotros con los brazos abiertos para abrazar, y después se acurrucaba en sus brazos, en un descanso total y lleno de confianza. ¿Le puedo pedir que haga esto usted ahora mismo? Conviértase en un “niño pequeño” por un minuto, y acérquese a Jesús como se habría acercado a un padre o una madre que lo amara profundamente.

Sin pedir nada. Sin esperar nada. No hace falta que se cepille los dientes ni que se peine el cabello. Sólo lléguese a Él y acurrúquese. Manténgase en su presencia. Experimente el amor que Él le tiene. ¿Se tomó el tiempo para hacerlo? Por favor, no siga adelante mientras no lo haya hecho.

Convierta este acto tan infantil en un hábito para toda la vida. En ese lugar de descanso, confianza y dependencia, va a experimentar el poder transformador de la nueva vida. “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:13).

El obra desde dentro hacia fuera, y no al revés. Es triste que muchos cristianos hayan permitido que la religión se convierta en sustituto de una relación. Es fácil caer en esa trampa. Uno puede llegar a estar tan ocupado “haciendo cosas para Dios”, que descuide sus lazos personales con Él.

Esta tendencia “religiosa”, si no se la corrige, se puede convertir realmente en un estorbo espiritual. Así eran las cosas en los tiempos de Jesús. Él reservó algunas de sus palabras más duras para los “creyentes profesionales”, que se dejaban atar tanto con las normas y las reglas, que su vida se iba consumiendo con la hipocresía y la codicia.
Estaban ciegos ante el anhelo de Jesús de tener una relación personal con ellos. 
Fíjese la meta de seguir siendo como un niño en su relación con Jesús, al mismo tiempo que crece en conocimiento, comprensión y sabiduría.

Texto bíblico clave: 
Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar (Mateo 11:28).

Pensamiento clave: 
Jesús es una persona, y quiere tener una relación personal conmigo.

 Fuente: godlife


Cantare Salmos al Altisimo

Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ