En el silencio de Dios



Palabras de Inspiración 
para quienes se encuentran desalentado
por el silencio de Dios.

***

" llenaré mi corazón de tu silencio
y lo guardaré conmigo. 
Y esperaré quieto,
como la noche en su desvelo estrellado,
hundida pacientemente mi cabeza.
Vendrá sin duda la mañana
y se desvanecerá la sombra.
Y tu voz se derramará
por todo el cielo
en arroyos de oro.
Y tus palabras volarán
cantando
de cada uno de mis nidos.
Y tus melodías estallarán en flores
por mis profusas enramadas".


El silencio de Dios causa desconcierto en hombres y mujeres consagrados a Dios. 
Como él sólo lo sabe hacer: Con claridad, profundidad y realismo; describe tres grupos, diferenciados por la manera en que el silencio de Dios afectó su búsqueda de Dios.
 Los derrotados por el silencio

"Estos abandonaron definitivamente la vida con Dios y se las arreglaron para vivir como si Dios no existiera. Durante largos años se esforzaron por vivir su fe. Despertaban a medianoche, invocaban a Dios y Dios no respondía. Se levantaban por la mañana, clamaban al Señor; y tenían la impresión de que el Interlocutor estaba lejos, o simplemente no estaba. Cada intento de oración acababa en fracaso. Mil veces sintieron ganas de tirarlo todo por la borda. Mil veces reaccionaron contra esa tentación pensando que, después de todo, lo único que daba sentido a la vida era Dios. Nunca se plantearon formalmente para sí mismos el problema intelectual de la 'hipótesis' Dios. Tenían miedo de encontrarse con el sepulcro vacío.

Hoy día se dan por perdidos. Se sienten en una situación contradictoria y singular: por una parte desean que Dios sea o fuese una realidad real y viva pero lo 'sienten' como muerto. Ante sí mismos no niegan a Dios, menos aún ante los demás. Les gustaría creer. Pero les faltan fuerzas hasta para levantar la cabeza. Les parece que no hay nada que hacer".


Los desconcertados por el silencio

"Durante largos años mantuvieron en alto la antorcha. Hubo una sostenida luna de miel en la que Dios era para ellos una fiesta. Por aquellos años los ideales ondeaban al viento, las renuncias se tornaban en libertades y las privaciones en plenitudes, y ellos sentían que nada les faltaba en este mundo. Fue una época de oro.

Pasaron los años y la noche del silencio comenzó a oprimirlos. Las fuerzas de la juventud fueron
esfumándose como en una cuenta regresiva. A estas alturas, el Señor ya no era para ellos aquella fiesta de antaño. La vida fue envolviéndolos y, como por ósmosis, sustrayéndoles el entusiasmo. Durante estos años nunca recibieron una extraordinaria gratuidad infusa de lo alto, una de esas gracias que marca, afirma y confirma en la fe a las almas y las instala en la certeza. La rutina fue invadiendo sus días como una niebla invisible.

Larga, y muy larga fue aquella noche del silencio. Apareció la fatiga que comenzó a hacer mella en los peregrinos. Ellos siguieron desfondándose lentamente hasta que se quedaron casi sin ganas de seguir en el camino...
La palabra más exacta para definir esa situación es ésta: desconcierto.
"Escondiste tu rostro y quedé desconcertado".
Salmo 29 

El síntoma típico de este grupo (además del desencanto) es la nostalgia. Sin pretender y sin poder evitarlo regresan estos desconcertados a los años del primer amor, años en los que el encanto por el Señor revestía todo de belleza y sentido. [...] 

Darían todos sus éxitos profesionales actuales por recuperar aquel primer amor, aquel encanto vivo de antaño por el Señor. Lo que más sienten es que perdieron la alegría. Y allá, muy lejos, en alguna región perdida de sí mismos llevan la convicción de que, fuera de Dios, no existe fuente de alegría. Y siempre están dispuestos a reemprender el camino de regreso hacia esa fuente. La mayoría de los desconcertados acaban por recuperar, tarde o temprano, el encanto primitivo".


Los confirmados 

"Pero ¿cuál fue la receta secreta que instaló y confirmó a estos creyentes en la fe?
Fue un profundo y universal espíritu de abandono. No resistir sino entregarse, ésa fue la clave de su confirmación. También para ellos Dios fue 'aquel que calla'. Pero nunca se impacientaron, no se irritaron, no se asustaron, nunca exigieron una garantía de credibilidad, una señal que ver, unas muletas para andar. Sin resistir se entregaron una y otra vez, en silencio, al silencio.

Atravesaron largos períodos de aridez y sequedad. No se dejaron abatir por eso. En medio de la más completa oscuridad permanecieron entregados. Les llegaron golpes inesperados que sacudieron su árbol hasta las raíces. No se agitaron, sin embargo. Se abandonaron en silencio al silencio.

Llegaron las crisis. Durante largos períodos el cielo permaneció mudo y el mundo parecía estar gobernado por el absurdo o la fatalidad. No se confundieron por eso ni se desalentaron sino que, atados de pies y manos, se dejaron llevar por la corriente del silencio y de la oscuridad, seguros de navegar en el mar de Dios. La brújula que orientó su navegación fue la certeza. [...] 

Si Dios se envuelve en un manto de silencio o se oculta detrás de las nubes, 'con un abandono audaz' lo seguiré mirando aunque nada vea y nada sienta. Aunque me asalten millares de voces que me hablen de ilusión, yo sé que detrás del silencio está él, seguiré mirándolo obstinadamente y con paz. Y aunque en mi nave Dios se quede 'dormido' durante toda mi vida, no importa. Yo sé que 'despertará' en el Gran Día de la Eternidad".


"En el silencio eterno, Dios pronunció la Palabra, y a través de la palabra creó y recreó el mundo. En el principio, Dios pronunció la tierra, el mar y el cielo. Dios pronunció el Sol, la luna y las estrellas. Dios pronunció las plantas, aves, peces, animales salvajes y domésticos. Finalmente, Dios pronunció al hombre y la mujer. Entonces, en la plenitud de los tiempos, la Palabra de Dios, a través de quien todo fue creado, se hizo carne y le dio poder a todo el que cree para convertirse en hijo de Dios. En todo esto, la Palabra de Dios no rompe el silencio de Dios, sino que revela su inmensurable riqueza...
Una palabra con poder es una palabra que proviene del silencio. Una palabra que da fruto es una palabra que surge del silencio y vuelve a él".

Fuente: 
http://gloriacuillo.blogspot.com/
R. Tagore citado por

Ignacio Larrañaga. Muéstrame Tu Rostro.
Henri Nouwen. El Camino del Corazón






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

❥ Un corazón agradecido siempre sabe decir gracias
❥ Y la forma más fácil de decirlo es a través de tus comentarios..
❥ Al hacerlo, se cordial y respetuoso..
❥ Se de bendición a los demás...
❥ Deja siempre la URL de tu blog para que podamos visitarte..
❥ Copia el código de texto para que agregues emoticones a tu comentario
❥ Para agregar un enlace activo en los comentarios VER COMO AQUÍ
❥ Para insertar una imagen solo utiliza [img]URL de la imagen[/img]
❥ Para insertar un video solo utiliza [video]URL del video[/video]
❥ Para cambiar color de texto utiliza [color="red"]Aquí tu texto[/color]
❥ Para crear marquesina se utiliza [ma]Aquí tu texto[/ma]
❥ Por favor NO COPY, y si tomas algo recuerda darnos créditos!!
❥ Por último, dile NO al Spam...
❥ Bendiciones!

✿ TUS COMENTARIOS ALIMENTAN MI BLOG Y SON CARICIAS DE DIOS A MI ALMA ✿
≧◔◡◔≦ (っ◔◡◔)っ ♥ ❤ ❥ ✿ ☂ ღ ツ ☼ ✿◕ ‿ ◕✿ ❀◕ ‿ ◕❀ ❁◕ ‿ ◕❁ (◡‿◡✿) (っ◕‿◕)っ (►.◄) ╍●‿●╍ (•_•) (◐.̃◐) ..^.^.. ʕ•ᴥ•ʔ εїз Ƹ̴Ӂ̴Ʒ .^◡^. (≧◡≦) ✿❀❁ ° ♥ ❤ ❥ ❣ ღ ♂ ♀ ✔♚ ♛ ✝ ✉ ۵ ϟ

Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ