Yo soy tu amparo y tu fortaleza



YO SOY TU AMPARO Y TU FUERZA, tu pronta ayuda en tiempos de tribulación. Por eso, no temerás a nada, ni siquiera a circunstancias cataclísmicas. Los medios están dedicando más y más espacio a asuntos que infunden miedo: terrorismo, asesinos en serie, catástrofes medioambientales. Si concentras tu atención en estas cosas y te olvidas que yo soy tu refugio en toda circunstancia, vas a ser presa del terror. Yo manifiesto cada día mi gracia en incontables lugares y situaciones, pero los medios no se dan cuenta. En tu planeta derramo no solo bendiciones sino también milagros.

Mientras más te acerques a mí, más abriré tus ojos para que veas mi Presencia alrededor tuyo. Cosas que la mayoría difícilmente notará, como alternar sombras y luz, te llenarán el corazón de gran gozo. Tú tienes ojos que ven y oídos que oyen, así es que proclama mi presencia permanente en el mundo.

Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza.
—Salmo 46.1–3


Aunque acampe contra Ejército sin mi, No Temera mi Corazón; Aunque contra Mí sí levante guerra,
Yo estare Confiado.

—Salmo 27:3 (RV60)

Dichosos los que saben aclamarte, SEÑOR, y caminan a la luz de tu presencia.
—Salmo 89.15





Te estoy preparando



TE ESTOY PREPARANDO para lo que vas a encontrar más adelante, en el recodo del camino. Dedica tiempo a estar tranquilo en mi Presencia de modo que pueda fortalecerte. Mientras más ocupado estés, más necesario será este tiempo separado conmigo. Muchos piensan que el tiempo pasado conmigo es un lujo que no se pueden permitir. Como resultado, viven y trabajan en sus propias fuerzas hasta que caen rendidos. Entonces, o claman a mí por ayuda o se alejan amargados.

Cuánto mejor es caminar cerca de mí dependiendo de mi fuerza y confiando en mí ante cada situación. Si vives de esta manera, harás menos pero conseguirás mucho más. Mantendrás tu caminar reposado en medio de un mundo que corre enloquecido. Es probable que algunos te cataloguen de flojo pero muchos más serán bendecidos por tu serenidad. Anda en la luz conmigo y me proyectarás a un mundo que te observa.

Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera.
—Isaías 64.4

Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada.
—Juan 15.5 (NVI)

Pues tú eres la fuente de vida, la luz con la que vemos.
—Salmo 36.9 (NTV)





Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ