Mensajitos de Bendición














By MarG


Secretos para vivir bajo la unción de Dios




“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos " Lucas 4:18

El propósito de este artículo es presentar algunos de los principios que Dios me ha enseñado tras más de una década de servicio en los que he tenido el privilegio de ministrar bajo el poder del Espíritu Santo. Los comparto con el objetivo de ayudar a otras personas en profundizar su relación con el Señor y mejorar la eficacia de sus ministerios.

1. CONOCER AL ESPIRITU SANTO
Quizás el más grande secreto para experimentar la unción de Dios sobre su vida, es tener una relación personal y viva con el Espíritu Santo.
Hechos 1:8 afirma “Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra”
Días atrás leí un artículo escrito por el evangelista Carlos Annacondia acerca de la unción y él afirmaba que en cierta ocasión estuvo en Alemania y un grupo de hermanos le preguntaron cual era el secreto para experimentar un avivamiento, ellos afirmaban haber asistido al avivamiento en Pensacola, en Toronto, y al de Inglaterra, ellos hicieron marchas, guerra espiritual pero aparentemente nada sucedía, el Espíritu Santo le guío a recordarle a aquellos hermanos el principio que se esconde en Juan 7:37 “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguien tiene sed, venga a mí y beba.”
¿Quieres ser usado por Dios?, debes tener sed de Él, debes anhelarle, te debe gustar estar con Él.
Hay quienes se enamoran de las cosas de Dios, de la iglesia, del ministerio, de sus bendiciones, hasta de la provisión, pero el secreto es enamorarse de Él.
Cuando realmente le has conocido te alejarás del pecado, de los afanes de este mundo y de cualquier cosa o persona que te aparte de Él porque eres conciente de haber encontrado a alguien inigualable.


2. CREER
La escritura afirma que sin fe es imposible agradar a Dios. ¿Quiere usted experimentar en su vida el poder del Señor? Es indispensable creer.
Juan 11:40 afirma que si creemos, veremos la gloria de Dios. Si deseas que en tu vida la unción de Dios se manifieste debes tener Fe en que Él obrará, no basta solo con orar debes creer que el momento en que te levantes para ejercer tu ministerio el Señor hará su parte.
Marcos 16:17 afirma “Estas señales seguirán a los que creen…”
Constantemente el Señor te llevará a circunstancias que van a desafiar tu fe, es allí donde debes recordar y poner en práctica esta palabra si crees verás las maravillas y el poder de Dios obrando


3. HUMILDAD
La única forma de permanecer en el Señor y ser usados a lo largo del tiempo, es mantener una actitud de dependencia hacia Él.
El Señor mira del lejos al altivo, si queremos que el poder de Dios se manifieste en nuestras vidas y que dicha unción perdure y crezca a través de los años debemos mantener un corazón sencillo y no permitir que los elogios, reconocimientos, cuestionamientos ó críticas erosionen nuestro carácter.
“Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, pero habito también con el quebrantado y humilde de espíritu, para reavivar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los quebrantados.” Isaías 57:15.
Este pasaje afirma dos verdades fundamentales, Él habita con el quebrantado y humilde de Espíritu, si queremos la unción debemos tener un corazón como el de un niño, manso, humilde, dócil.
Mateo 23:12, nos recuerda que si nos humillamos Dios nos exaltará y si nos enaltecemos, Dios nos humillara.


4. ESTAR DISPUESTO A EXPERIMENTAR OPOSICIÓN
De la misma manera que las cometas vuelan mucho más alto cuando tienen viento en contra, su vida y ministerio se fortalecerá y levantará en medio de la oposición.
Frecuentemente tendemos a pensar que debido a que estamos llevando a cabo la voluntad de Dios esto hará que no experimentemos problemas o tropiezos.
"Y ahora, Señor, mira sus amenazas y concede a tus siervos que con toda valentía hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades, señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando terminaron de orar, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaban con valentía la palabra de Dios" Hechos 4:29-31
Los creyentes de la iglesia primitiva, estaban experimentando amenazas, luchas; sin embargo ellos no pidieron que Dios les cambiara las circunstancias sino que por el contrario le pidieron al Señor valor, denuedo, fortaleza para seguir haciendo lo que debían hacer, proclamar el mensaje de salvación en Jesucristo.
Si estas en medio de luchas y dificultades, no debes llenarte de temor y pedir una vida más fácil debes pedir valentía al Señor para afrontar tus retos, Él será fiel en darte la victoria.


5. AMOR
Este es un requisito indispensable en la vida cristiana, Jesús habló que lo que distinguiría a sus discípulos sería precisamente el amor por el prójimo.
“Y si tuviera profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe, de tal manera que trasladara los montes, y no tengo amor, nada soy” 1ª Corintios 13:2.
De nada nos sirve tener, fe, conocimiento, ser personas de acción si no tenemos amor.
Dios trabaja para que las personas que le servimos seamos una encarnación de su mensaje y recuerde por sobre todas las cosas Dios es amor.
Quizás buena parte de las frustraciones que estas viviendo en tu vida personal o de servicio en la obra del Señor es debido a no has amado de manera correcta, ese el momento para arrepentirte y pedir a Dios restauración.
Termino citando una frase que escribe el evangelista Carlos Annacondia en uno de sus escritos “El amor por los perdidos produce avivamiento. Cuando se termina el amor, termina el avivamiento. Aquel que tiene pasión por las almas vive en un permanente avivamiento.”

José Alejandro Vargas
Director General
Ministerio Agua de Vida

La unción del Espíritu Santo



Muchas personas desean la unción para su vida pero no saben cómo adquirirla ni para que sirve.  En 2 Reyes 2 encontramos la historia de Elías y Eliseo. Eliseo siguió y sirvió a Elías hasta el fin, y antes de que este último fuera arrebatado por el Señor para ir al cielo, le dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes de que sea quitado de ti. Y él le respondió: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. Él le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas sino, no.

Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. Y tomando el manto, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo. (2 Rey 2.9-14)

La unción requiere humildad. Eliseo no tenía temor de imitar a Elías, sino que fue lo suficientemente humilde para aprender de su maestro y pedirle una doble porción de unción. Como es el maestro, es el discípulo. Tú debes tener la humildad de imitar a tu líder si es necesario. Eliseo golpeó las aguas del Jordán de la misma manera que lo hizo Elías, y después resucitó un muerto utilizando el mismo método. El poder de Dios vino a reposar sobre la humildad de Eliseo para hacer el doble de milagros que había hecho Elías. Es por eso que Dios usa a unas personas más que a otras, porque son los suficientemente humildes para aprender de otros.


ALZANDO EL MANTO

Dios no va ungir a nadie que no es capaz de agacharse y recoger el mando que otro dejó tirado.  Cuando Elías tiró el manto, Eliseo tuvo la humildad de recogerlo, inclinándose para tomar lo que otro había tirado. La Biblia dice que Eliseo alzó el manto de Elías. Cuando Eliseo levantó el manto se fue inmediatamente al Jordán a hacer un milagro. El maestro Elías le enseño que el manto era para hacer milagros, no para jactarse del poder del mismo.

No puedes caminar con la unción de Dios si tienes orgullo en el corazón. Por eso el Señor se va ha encargar de levantar gente que te humille para que tu carne sea eliminada y puedas recibir la unción del Espíritu. La unción reside en quienes están muertos al yo.

La unción no se vende, Dios la da gratuitamente a quien Él quiere y a quien se la pida. El Señor conoce las intenciones de nuestro corazón y no le dará la unción a alguien que la busque para engrandecerse o jactarse de él mismo. La unción tampoco es para hacer una denominación alrededor de ella, ni para crear divisiones en la iglesia entre los que hablan lenguas y los que no, y entre los que tienen el gozo del Espíritu y entre los que no. La unción es para predicar el evangelio a un mundo perdido, para que a través de los milagros que se hagan a través de ella se testifique que Cristo salva y sana.


ADMINISTRANDO LA UNCIÓN

La historia de Elías y Eliseo es figura de Jesús y la iglesia. Cuando Elías es transpuesto deja tirado el manto para Eliseo, que es figura de los discípulos que quieren la unción. Cuando Jesús subió al cielo les dijo a sus discípulos que esperaran en Jerusalén hasta que bajara el poder del cielo, es decir, el manto.
Jesús quería que con la misma unción que Él fue investido, fuéramos ungidos nosotros. Él dijo que haríamos cosas mayores de las que Él hizo. (Juan 14:12)

Jesús citó la fe, y demando fe de todo aquel que quería ser su discípulo. La fe es imprescindible para fluir en la unción, ésta se hará evidente a medida que tú lo creas, la expresión de ella sobre tu vida es directamente proporcional a tu fe. No depende de cuánto conoces o sabes de la Palabra, sino de cuánto crees lo que has aprendido.

Cuando Eliseo tomó el manto no se distrajo en el camino, ni presumió por tenerlo, él se fue directamente al Jordán a hacer milagros. Ve y usa la unción para lo que Dios la dejo: Bendecir a otros a través de la salvación y los milagros. La unción te va ha servir para que cuando prediques la gente se convierta, para sanar enfermos, para vendar corazones quebrantados y para todo lo que Dios ha deseado.

Así lo dice en las Escrituras en Isaías 61:1-3 donde se lee: El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sión se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

La unción es para servir, nunca para engrandecerte. A quien se engrandece por la unción le pasará como a Simón el mago, quiso comprar la unción para ser grande y famoso en el pueblo, por lo tanto fue revelado su corazón, y cayó en amargura.

Debes examinar tu corazón para ver por qué quieres la unción. Dios conoce las intenciones del corazón de cada uno, y dará a cada uno como Él crea. Y si ya tienes la unción, ve y has lo que Dios te mandó hacer. Si crees, las señales de las que Jesús habló, te seguirán a donde vayas.


Por : Pastor Cash Luna

Un Corazón para la Unción



El corazón para la unción debe ser íntegro porque estamos pidiéndole nada más y nada menos que nos permita administrar Su poder
Sólo con un corazón limpio y una intención correcta podrás obtener y retener la unción para compartirla con aquellos que la anhelan.

Dice la palabra que Dios tiene el tesoro de Su gloria en vasos de barro para que la excelencia no sea del vaso sino de Él. Tenemos que proveerle un vaso donde deposite Su presencia. Antes de ir al corazón, la mente, el alma o el espíritu, Dios habita en el cuerpo que es Su casa. Hoy hacemos dieta y ejercicio por imagen y salud pero no por buscar la presencia de Dios. Es bueno tener un cuerpo esbelto pero debemos cuidarlo porque nuestro Señor habita en él. Una actitud correcta de corazón empieza con cuidando nuestro cuerpo. Si deseas Su presencia debes tratar con tu mente, actitud y alma pero también con tu cuerpo. Procura mantenerlo impecable como el templo al que limpiamos y tenemos nítido. Queremos siempre lo mejor de todo y lo mismo debe suceder con nuestro cuerpo que es la principal propiedad que nos ha dado. Dale la comida, bebida y descanso necesario. Sin tu cuerpo no puedes trabajar para el Señor porque “muerto el perro se acaba la rabia”. Un argentino decía que se podía obrar “mientras que el cuerpo aguante” y es verdad.

Escogemos el mejor vestido para el cuerpo pero debemos escoger el mejor cuerpo para el vestido. Es válido que las mujeres digan que quieren estar bien para su esposo porque después de Dios, el dueño de tu cuerpo es el cónyuge. Si pensáramos en Él como pensamos en asuntos maritales podríamos ser habitados más fácilmente. Hay que darle la mejor casa pero algunos parece que intentan meter la eternidad entera en ellos por lo voluminosos que están. Es a través del cuerpo que se hace evidente el estado de tu corazón. Una esposa no quiere que le digas que tienes un gran corazón, ella quiere que se lo demuestres con el buen gasto que le das. El cuerpo hace evidente toda buena intención.

La intención correcta

Hechos 8: 5-22 relata lo que aconteció con Simón el mago: Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón;

Para comprender este pasaje debemos ir un poco más atrás y leer lo que sucedió antes con Pedro y los discípulos.

Hechos 5:1-11 cuenta lo que sucedió con Ananías y Safira:

Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti.Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.

En Hechos 4 dice que los hombres traían propiedades como ofrendas a los pies de los discípulos. Ananías y su esposa murieron, estiraron el acaite, como decimos acá, por mentir respecto a la ofrenda que daban y quedarse con una parte que había ofrecido. Luego de esta extraña manifestación del Espíritu van a Samaria porque recibieron la noticia de que Felipe estaba haciendo buena obra. Entonces, Simón, el mago que engañaba y era visto por todos, ahora ve y escucha a Felipe de tal forma que era el único que estaba tan cerca de él.

Cuando Simón ve la forma en que todos se llenan del Espíritu Santo dice “qué maravilla, yo también quiero eso y puedo pagar para obtenerlo”. En este momento realmente su actitud no es mala, pero el que se equivoca es Pedro intentando repetir lo que había sucedido con Ananías y su esposa.

Hechos 8: 22 -25 continúa con la historia de Simón:
Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. Respondiendo entonces Simón, dijo: Rogad vosotros por mí al Señor, para que nada de esto que habéis dicho venga sobre mí. Y ellos, habiendo testificado y hablado la palabra de Dios, se volvieron a Jerusalén, y en muchas poblaciones de los samaritanos anunciaron el evangelio.

El problema de Simón era su amargura que lo tenía prisionero. Había perdido su grandeza y la atención de la gente, por eso anhelaba la unción, para recuperar su fama. El amargado vive en una prisión. A Simón le amargaba que Felipe acaparara la atención del pueblo. Cuando perdemos algo tenemos una alta probabilidad de querer recuperarlo de forma ilegal. Simón quería la unción como todos nosotros, tenía un interés genuino pero el motivo era equivocado.

Yo comparto la unción que tengo porque para eso me la dio el Señor. Lo importante es que no la quieras para alimentar tu ego, ser popular o manipular a otros porque ese es un deseo mezquino. Simón decía: “si tengo lo que tiene Felipe me seguirán de nuevo y me admirarán de la misma forma”. El alimento principal de la amargura es el ego que no te permite perdonar de corazón cuando te hieren, roban o estafan. Alguien que tiene confianza en Dios y no alimenta su ego puede liberarse de lo material y decir: “no importa porque Dios devuelve”.

El corazón para la unción debe ser íntegro porque estamos pidiéndole nada más y nada menos que nos permite administrar Su poder. Pedro sin querer mandó a dos personas al otro lado y de esa forma no estaba administrando bien la unción. No debes buscar la unción para que tu iglesia crezca y compita con otras iglesias. De esta forma demuestra tu amargura. De la misma forma que la demuestras cuando quieres prosperar por lucirte. Esas intenciones son basura no reciclable. Conozco pastores que compiten con su esposa para obtener la admiración de la iglesia cuando deben dejar su ego de lado y ser un equipo porque son marido y mujer, una sola carne y siempre la ganancia de dos mejor que la de uno.

Eclesiastés dice que no puede habitar la unción en un ambiente de competencia y rivalidad. El espíritu de Simón estaba amargado, tal como algunos pastores y pastoras que conozco. Mi oficina es idéntica a la de mi esposa porque no competimos sino que trabajamos juntos. Yo no tengo solamente esposa sino una líder ungida que me apoya.

El ego, la rivalidad y deseo de sobresalir debe desaparecer dentro de los corazones si desean que el Espíritu Santo permanezca en ustedes. El profeta decía: “y les quitaré el corazón de piedra y les pondré uno de carne”. La unción es para construir puentes para todos, no para acapararla y utilizarla en el bien propio.

Nuestro próximo templo tendrá todas las sillas de diferentes colores porque siendo diferentes somos iguales delante de nuestro Señor. Todos se sentarán juntos, el rico y el pobre, el hombre y la mujer, el universitario y el que no sabe leer, el que usa perfume Chanel y el que huele a leña porque acaba de hacer sus tortillas. El ego e individualidad debe desaparecer para que la unción te visite. Hace poco me encontré con una oveja que me dijo: “tuve que cambiarme de lugar durante el servicio porque allá había alguien que no olía muy bien”. Lo correcto hubiera sido que lo invitara a comer porque el Evangelio dice que al gran banquete se llamó a los cojos y pobres porque los invitados no llegaron. Si tienes una licenciatura o maestría acércate a esa persona sencilla que se sienta junto a ti en la iglesia y ofrécele pagar sus estudios para que sea universitario como tú. No busques la unción para construir tu propio reino sino para edificar el Reino del Señor, llevando bendición a otros con la motivación correcta. Lo que llevamos dentro determina lo que haremos con la unción que recibamos.

Corazón y espíritu limpio

David pide en el Salmo 51: 10-11:
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu.
Si David pedía que le crearan un corazón limpio era porque no lo tenía. Puedes tener el Espíritu pero necesitas un nuevo corazón para disfrutarlo y compartirlo. Hay gente llena que no ha cambiado su corazón, nuestra lucha no es con la unción y entenderla, sino cambiar el corazón para mantenerla. Busca tener un corazón recto y nuevo para que el Espíritu Santo pueda usarte y cambiar lo que debe ser cambiado. Hay pastores que hacen averías con los dones que han recibido pero no debemos pedir que el Espíritu los abandone porque de ser así, no tendrán oportunidad de cambiar. Solamente el Espíritu nos da la esperanza de ser mejores. Dios dejará Su espíritu en ti para obrar un cambio y darte esperanza.

David decía en el Salmo 51:12 : Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente. David era salvo y pedía el gozo de nuevo. Dejar de compartir la unción es el primer síntoma de que has perdido el gozo. Cuando nace un nuevo bebé lo muestras y cuando eres salvo también quieres compartir lleno de gozo lo que recibiste. Ojalá que no te suceda lo que una anciana me contó: “compartía con pasión sobre el Señor a todos. Me hacían preguntas teológicas para las que no tenía respuestas. Entonces, estudié y ahora tengo las respuestas pero perdí el amor para compartirlo”. Es mejor quien sabe un solo verso de la Escritura y lo comparte que quien se sabe toda la Biblia y no comparte nada. Pierdes el gozo cuando pierdes la nobleza de tu corazón.



En el Salmo 51: 13 David promete:
Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán a ti.

Una iglesia grande no empieza estudiando un modelo a imitar sino pidiendo un espíritu recto para poder transmitirlo. Las verdades de fe se comparten con gozo, entusiasmo y alegría. Tenemos problemas de corazón y son más difíciles de resolver que los administrativos. Pidámosle que nos cambie, nos permita recuperar el gozo de la salvación y podamos compartirlo con otros, tal como Él desea porque la unción es para todos.

Por Cash Luna 

El Camino Hacia la Unción



Al leer la Biblia en 1 Reyes 19:15-18, podemos darnos cuenta de varios aspectos acerca de la unción. La unción es para gente común corriente, Elías había salido de la cueva, después de haber tenido una victoria sobre los profetas de Baal, a quienes había derrotado y decapitado; pero luego de esto tenía miedo, porque una mujer llamada Jezabel lo quería matar. Elías era un hombre sujeto a emociones, pasiones, temores, incertidumbre.

Si quieres salir de los temores, debes caminar. El diablo quiere sacarte del camino que Dios te ha preparado. Dios le dice a Elías sal de allí y le indica por dónde ir y qué hacer. Las personas que quieren caminar con la unción tienen que saber guerrear, ser soldados. La unción no es para cobardes, es para valientes a quienes no les tiemble la mano cuando se tiene que guerrear, Dios unge a ese tipo de gente que no tiene temores, aquellos que quieren obedecer a Dios. Dios va a levantar mujeres y hombres valientes, que no van claudicar en el mundo. En 1 Reyes 19:19 dice la palabra del Señor que Eliseo tenia 12 yuntas de bueyes y estaba arando, y de un momento a otro, Elías iba pasando por delante de él  y deja sobre él, el manto y sigue derecho. Dios le había dicho a Elías que ungiera a Eliseo, y este dejando los bueyes, vino corriendo a Elías y le dice: “Te ruego me dejes besar a mi padre y mi madre y después te seguiré”. La unción no es para gente que retrocede, no es para cobardes, es para los que tienen tenacidad; la unción es para servir a Dios. Hay gente que tiene mil cosas que hacer antes que seguir la visión y la pierden, Eliseo casi pierde lo que el cielo le estaba dando ¿Cuántos de nosotros hemos perdido muchas veces lo que Dios nos ha dado, por mil excusas?

La unción que Dios va a colocar sobre ti va a hacer que tu familia te siga, tu necesitas llegar a tu casa y que el diablo tiemble. ¿Quieres marcar una diferencia en tu trabajo o en tu casa? No le digas a Dios “Hoy no porque tengo cosas pendientes que hacer” ¿Cuántas señales tiene que darte Dios para que entiendas que te quiere ungir, cuántos profetas tiene que enviarte? Elías vio que Eliseo mato dos bueyes estos representaban el sustento diario de Eliseo, era de donde estaba comiendo y donde iba a comer. Elías araba la tierra con los yuntas de bueyes para plantar la semilla, quitaba la piedra y la maleza, esto es un sinónimo de lo que tenemos que hacer cuando nos metemos en oración antes de plantar la semilla hay que arar la tierra, y ese arado abre paso cada día más, la gente va a estar más sedienta cuanto tu oras cuando tu intercedes. Y cuando llegue la lluvia temprana y tardía su corazón va a estar fresco. Cuando aras la tierra  preparas el camino, quitas la sequedad, si quieres la unción tienes que saber arar, saber interceder, arar, abrir brecha, Elías lo hacia con 12 yuntas de bueyes, así quiere Dios que ares la tierra para que la gente te siga en ese camino que preparas. Eliseo ya no dependía de sus bueyes sino completamente de Dios, y cuando dependes de Dios, Él te da una prosperidad impresionante. Dios en una noche te va a pagar todo lo que el diablo te robó. Pasó lo mismo con los discípulos, ellos habían trabajado toda la noche y no habían pescado nada, se sentaron a escuchar la palabra de Dios, y pescaron en una hora, más de lo que hubiesen pescado en todo el día. Busca primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas te serán añadidas. Cuando haces realmente al Señor el pastor de tu vida nada te va a faltar.

Después Eliseo se levanto y fue tras Elías y le servía, muchos de nosotros como lideres que queremos trabajar en la unción. Tenemos que dedicar tiempo para servir a las personas. La unción es para bendecir a la gente. Por 20 años Eliseo le cargaba las maletas a Elías, cuando quería lavarse las manos Eliseo vertía una jarra de agua para que se las lavara, hoy en día nadie quiere servir a los hombres porque dicen, yo sirvo solo a Dios, pero nadie sirve a Dios sino sirve al hombre primero. La gente quiere oír sermones, aprender de sus pastores pero no quieren servir a la gente. Hoy vivimos en una generación en que los hijos no quieren servir a los padres. Hoy hablan mal de sus jefes, de sus pastores y quieren ser ungidos. Debemos también aprender a tener conducta cristiana, no solamente dichos cristianos. La unción es para gente humilde, para gente que sirve a hombres. Nadie puede tener la unción y menospreciar el hecho de tener que ser enseñado por los demás. Eliseo siguió a, y le dijo, nunca te dejaré.

El bautismo del Espíritu Santo es gratis, la sanidad es gratis, pero hay otras en las que Dios requiere algo de nosotros para poder dárnoslas, y una de los primeros requisitos para que Dios te use grandemente es tener fe en Él, creerle a Dios, es una señal de humildad, de que Dios esta allí, hoy Dios te quiere llevar a ese primer ámbito de la fe. Sin fe es difícil agradar a Dios. Es entender que no andamos por vista sino por fe. El que pone las manos en el arado y mira hacia atrás no es digno de Dios, tu no puedes seguir en el reino de Dios y pensar al mismo tiempo ¿Qué hubiera pasado si me hubiese ido por este otro lado?, no puedes estar pensando en el pasado, siempre debes pensar en el presente y en el futuro si miras hacia atrás no eres digno de un llamamiento. Tienes que convertirte en un guerrero en un valiente, de tu obediencia depende toda tu casa, tus hijos, que tu familia se convierta. De tu fidelidad y servicio a Dios, dependen todos, no perdamos lo que Dios quiere darnos por distraernos. Cuando Elías dejo sus 12 yuntas de bueyes Dios lo bendijo 100 veces mas, así también te bendecirá Dios a ti, siendo obediente Dios te multiplicará 100 veces más. La unción nos ayuda a obtener las bendiciones de Dios sin “sudarla” tanto. La unción es para conseguir las cosas más fáciles.  Él suple a los que le sirven fielmente.

Los israelitas se acostumbraron a vivir del maná, pero ya este cesó hay un nuevo tiempo, en Gilgal, pero pronto vendrá tu Jordán,  Dios te quiere bendecir 100 veces más. Debes caminar por fe no por vista entregarlo todo en Gilgal, no te quedes solo con el maná. El segundo sitio donde Eliseo fue llevado por Elías fue Betel, hay momentos en que debemos decidir si queremos ser responsables, o si quieres ser líder por un rato, es donde debes tomar tu decisión. Dios no llega tarde, pero tampoco demasiado temprano Él llega justo a tiempo. El lugar más protegido y seguro es la perfecta voluntad de Dios. Tú tienes que tomar decisiones, cuando la cosas se ponen difíciles ese es tu Betel, cuando tienes por almohada una piedra. ¿Qué tienes tu hoy? Muchos tienen plata pero no tienen un sueño ni una visión. El Señor envía Ángeles para que protejan tu camino cuando estás en tu Betel.

Elías decía Eliseo quédate aquí porque el Señor me ha enviado a Jericó. Jericó es el lugar de guerra de desafíos grandes. Hoy tenemos una generación de jóvenes que se pierden, de corrupción, prostitución, estos son nuestro Jericó, pero más grande es nuestro Dios. Jericó es donde Dios te quiere peleando guerreando. Jericó es donde tu oras, guerreas y no pasa nada, pasa el 5 y 6 día y no pasa nada Jericó puede ser una batalla en tu cuerpo en tu carne y tu has clamado y nada pasa, pero esta es tu séptima vuelta, tu vas a dar un grito de júbilo, un grito de fe, le vas a dar hacia el frente, no vas a dar para atrás. Hoy le damos vuelta a ese muro y damos el grito de júbilo. Porque en la boca esta el poder, en la oración está el poder, en la confesión está el poder. Los muros que en esa época eran más anchos que altos cayeron. Solo una mujer que era prostituta se salvó, porque permitió la entrada a los espías y ellos la salvaron. No claudiques han pasado días, hoy es tu séptimo día, estás a la esquina del mayor tiempo de tu bendición. La Biblia dice no nos casemos de hacer el bien porque a su tiempo segaremos si no desmayamos, así que no desmayes sigue adelante. No importa como estés, los soldados nunca se retiran, tienes que tener la condición el carácter de un soldado. Donde tu conquistas y perseveras, haces que los muros caigan.

Elías dijo Jehová me ha enviado a Jordán, Eliseo dijo: No te dejaré, el Jordán es el lugar donde las imposibilidades se vuelven posibilidades, es donde debes permanecer enfocado hasta que recibas lo que Dios ha de darte. El Jordán es el sitio de la recompensa, ya entiendes cómo vivir por fe, pasaste por Betel por Jericó ahora el Señor te lleva a Jordán, es el lugar donde pides todo lo que quieres y te será hecho, allá tienes que llegar.

Tú no puedes quitar los ojos de la iglesia de Jesús, tienes que tener una vida de enfoque. Eliseo no sabía lo que le pedía a Elías, si me vieres cuando fuera quitado de ti, la unción no es para hacerte popular, es para bendecir a la gente es para la gente que esta sedienta por un Eliseo que le muestre el camino. Hay que abrir ese Jordán, sino la gente se va a ahogar en este mundo.


Fuente: avanzapormas.com
(Este mensaje pertenece al pastor Miguel arrázola del ministerio rios de vida, colombia)


En Busca de la Uncion de Dios


2 Cronicas 5 

v.13 cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová. 14 Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios.

Introducción 

Cada vez que asisto a un servicio en la iglesia,voy esperando que la presencia de Dios se haga sentir en mi vida. Cada vez que comienzo a orar, comienzo a la expectaviva de que voy a sentir su calor abrazandome.

¿Como podria ser diferente? ¿Acaso despues de conocer su presencia, su uncion, podria desear o esperar algo menos? ¿Como solo orar por orar, o ir a la iglesia por ir, o cantarle por cantarle? No, para mi el Dios que me salvo es un Dios que me ama y que desea de mi presencia tanto y mas de como yo deseo de la de el.

El deseo no viene por sentir poder, o por sentir confirmacion, o para saber si me oye o no. El deseo viene por su presencia, solo y simplemente, por su presencia. Asi como el que añora un abrazo del padre cariñoso. Asi como el que extraña la voz del ser mas querido, asi me hace falta su presencia, asi necesito cada dia su cariño manifestado.

La actitud de nuestro corazon es muy importante en el tema de la presencia del Señor.

Si lees con atencion la escritura que trajimos al empezar este mensaje, notaras que la presencia de Dios lleno el lugar a consecuencia de lo que el pueblo se encontraba haciendo.

Es mucho mas facil que el Espiritu del Señor llene a una persona que le desea y le busca con todo su corazon a que llene a una persona que se comporta en una forma de indiferencia.


I. La uncion de Dios es su perfume y es inconfundible. 

Cuando predico sobre la uncion de Dios usualmente noto tres tipos de actitudes entre los oyentes:

1) Oh, si, ya yo se lo que es la uncion. 
2) Este tema no tiene mucho que ver con mi necesidad presente 
3) Quiero mas de su presencia, quiero mas de su uncion en mi vida, lo deseo con todo mi corazon. 

En la primera actitud, entiendo que la persona no ha descubierto totalmente que es la uncion del Señor, porque si asi hubiese sido, no podria dejar de sentir gozo en el tema tal como si fuese la primera vez.

En la segunda actitud, noto que muchos hermanos no entiende que la presencia de Dios en nuestras vidas es tan importante como la misma salvacion. Porque precisamente somos salvos para ser reconciliados con el para volver a tener una relacion intima con nuestro Padre Celestial. Si yo vivo sin conocer de su presencia, sin conocer de su aroma, de su uncion, estoy viviendo como el que vive en casa separada de su amado, y no fue para eso que Dios me salvo. Precisamente es el vivir en su uncion lo que provoca en mi que todo yugo se pudra.

En la tercera actitud, veo a una persona que nunca se siente que ha recibido la suficiente uncion de Dios en su vida. Siempre quiere mas de el. Este es el tipo de persona que disfruta cada mensaje de Dios, que vive cada cantico, que siente en su alma cada oracion.

Dios quiere manifestarse en medio de su pueblo y lo quiere hacer con poder. Pero el impedimento mayor de que el lo haga somos nosotros. Somos nosotros porque detenemos su mover con nuestras actitudes.

Cuantas veces en medio de un servicio no hemos tenido que cambiar el programa para darle espacio al mover de su Santo Espiritu. No, el Señor no se mueve cuando estamos regañando al pueblo porque este no alaba a Dios. Ni tampoco cuando somos nosotros que estamos tratando de crear “un ambiente” con nuestro gritos o actitudes desordenadas. El Señor se mueve cuando como pueblo hemos aprendido a darle ese lugar tan especial en cada servicio. Cuando cada vez que tenemos una reunion, la tenemos para el y asi actuamos, con el presente en todo lo que hacemos.

Cuando estoy orando no debo hacerlo con la actitud de impresionar a alguien, debo hacerlo con un genuino deseo de que el reciba mi oracion. Cuando leo la Santa Palabra, no debo hacerlo como el que quiere regañar a alguien o demostrar cuanto conocimiento posee, sino con el deseo de que sea Dios mismo tocando los corazones por medio de las Escrituras.

Cuando dirijo las alabanzas no lo hago como si fuese un cantante del mundo sino como un salmista que desea que su canto llegue a nuestro Padre como fragancia digna y agradable.

Cuando pastoreo no lo hago por necesidad sino por amor, verdadero amor por las ovejas del Señor porque ninguna son de mi propiedad.

Cuando el poder de Dios se derrama en su pueblo, no hay que estar tratando de convencer a los demas de que El esta ahi, sino que su presencia es inconfundible.


II. La uncion de Dios en nuestras vidas depende mucho de nuestra relacion con el. 

Hay una diferencia entre una visita y un miembro de la familia. La visita ve solo una parte de nuestra casa y de nuestras vidas. La familia ve todas las partes de la casa donde vivimos y nos ve en momentos donde nadie mas nos ve.

Asi es entre la persona que visita a Dios y el que habita con Dios. El que visita nunca podra conocer lo que el que es familia conoce.

También se puede ser miembro de una familia pero no vivir con la familia. Hay hermanos que se casan y se van a vivir a sus propias casas, y aunque la casa de sus padres siempre sigue siendo su casa, hay cosas que ya no son como cuando vivían con sus padres, la intimidad ya no es igual.

Con Dios podemos ser visita, familia lejana o familia que vive en casa con el. Nuestra relación con Dios puede ser una relación de cuando visitamos la iglesia, puede ser una relación de iglesia y oración y devocionario ocasional, o puede ser una relación de intimidad, una relación de padre a hijo y de hijo a padre, cuando nuestro voz puede clamar en un susurro, Abba Padre; y saber que nos ha escuchado y saber que le hemos tocado.

Dios no busca hombres y mujeres perfectos. Cristo mismo dijo que el que estaba sano no tenia necesidad de medico. El vino a buscar al que estaba enfermo. Yo estaba enfermo espiritualmente y el vino por mi. Dios busca a hombres y mujeres que deseen Su Perfeccion. Con esto indico que necesitamos ser honestos con el. Recuerda que es una intimidad absoluta. Cuando algo te este separando de Dios, dicelo, hablale con toda franqueza, y se humilde para escuchar su consejo.

Recuerda que Cristo no solo te dio vida sino que tambien dio su vida por ti. Si alguien en este mundo te ama con seguridad es nuestro Señor. El no esta esperando el mas minimo error para apartarse de ti, pero tampoco soporta el ser burlado. Confiesale tus pecados y pidele que te ayude a superarlos, que te ayude a parecerte a el, que te de sabiduria. Pero esto no se lo puedes decir como el que dice algo para salir de la situacion, sino que estas palabras necesitan nacer de tu corazon.

III. La uncion de Dios es poderosa. 

Si la unción de Dios pasa a ser una parte diaria de tu vida, tu forma de hablar cambia, tu manera de vivir se vuelve diferente porque tu manera de sentir y ver la vida se vuelve diferente.

Te has preguntado a que olía Enoc, el hombre que caminaba todos los días con Dios.

La unción de Dios es el perfume del ser mas poderoso del universo. Si la sombra de Pedro tenia poder para sanar a los enfermos era porque la unción del Santo estaba sobre el.

No podemos seguir predicando como si estuviéramos sirviendo a Dios muerte. Predicamos en la confianza de que su palabra va a tener consecuencias en toda vida que la escuche. No digamos Dios dice cuando no dijo, no tratemos nosotros de hacer el trabajo de Dios. Pero si prediquemos y testifiquemos y declaremos con nuestras bocas que nuestro Dios es un Dios de poder.

Yo no me avergüenzo del poder de Dios. No me avergüenzo de su manifestación  Vergüenza me da cuando el hombre quiere ponerle limites al Señor, cuando dice que eso no es posible, o que no es para nuestros tiempos o que Dios no puede ser tres en uno. Dios puede ser y es lo mas grande que ha existido y que existirá por toda la eternidad.

Llamado:

Amado y amada del Señor, hoy no es un día mas. Este mensaje llega a tu vida con propósito.

Toma una nueva actitud hoy y acércate al Señor en una forma diferente. Rindele hoy tu persona a el, deja que sea a su manera.

Acércate con un corazón de adoración, olvídate de los que están a tu alrededor, busca hoy esa unción del Señor que tanto deseas. Deja que esta vez el llene el templo, tu templo, el templo donde el Espíritu Santo hace morada!

Fuente: pentecostal.bizland.com

Dr. Pablo Caballero 
Pastor 
http://ungido.org

Una palabra de Dios para tu vida!

Te invito a ver estas predicaciones de mi iglesia, donde Dios hablara a tu vida una forma extraordinaria!!! 
Deja que Dios que transforme tu ser por medio de esta palabra de vida!!!!

Si no tienes mucho tiempo, te invito adelantarlo hasta donde comienza la predicación, aunque el vídeo completo sera de gran bendición!

~ Dios te bendiga ~


Video streaming by Ustream


Video streaming by Ustream


Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ