Encomienda tus seres queridos a mi!

ENCOMIENDA TUS SERES QUERIDOS A MÍ; déjalos bajo mi protección y cuidado. Ellos estarán mucho más seguros conmigo que en tus manos inexpertas. Si transformas a uno de tus seres queridos en un ídolo pones en peligro a esa persona así como a ti mismo. Recuerda la medida extrema que usé con Abraham e Isaac. Tomé a Isaac del filo mismo de la muerte para impedir que Abraham adorara a su hijo. Tanto Abraham como Isaac sufrieron terriblemente por las emociones indisciplinadas del padre. Yo detesto la idolatría aun en la forma de amor paternal.

Cuando pones a tus seres queridos en mis manos, quedas libre para aferrarte tú también a ellas. Si confías a otros a mi cuidado, estaré libre para derramar bendiciones sobre ellos. Yo iré contigo y te daré descanso. Esta misma Presencia permanece contigo en la medida que te relajas y pones tu confianza en mí. Observa lo que haré.

Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.
—Génesis 22.9–12

Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros.
—Efesios 3.20 (NIV)

El SEÑOR le respondió: -Yo mismo iré contigo, Moisés, y te daré descanso; todo te saldrá bien.
—Éxodo 33.14 (NTV)

Confía en mi!

CONFÍA EN MÍ y no temas. Yo quiero que veas las pruebas como un ejercicio diseñado para que desarrolles la musculatura de tu confianza. Vives en medio de tremendas batallas espirituales y el miedo es una de las armas favoritas de Satanás. Cuando comiences a sentir miedo, proclama tu confianza en mí. Si las circunstancias lo permiten, grítalo. Ponle resistencia al diablo y él huirá de ti. Reconfórtate en mi santa Presencia. Háblame y cántame alabanzas y mi rostro brillará sobre ti.

Recuerda que a los que están unidos a mí no les espera ninguna condenación. Tú ya fuiste juzgado y declarado no culpable por toda la eternidad. Confía y no temas porque yo soy tu fuerza y tu canción y tu salvación.

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
—Santiago 4.7

Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.
—Romanos 8.1–2 (NVI)

Miren, Dios ha venido a salvarme. Confiaré en él y no tendré temor. El SEÑOR Dios es mi fuerza y mi canción; él me ha dado la victoria».
—Isaías 12.2 (NTV)

Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ