Desatare tu mente del espíritu de tinieblas


Día 192

HIJO MÍO, he venido para liberar a aquellos a quienes el enemigo ha atado mediante la cautividad de sus mentes a la oscuridad espiritual y la más profunda desesperación. No tienes que tropezar en tu angustia, sin nadie que ayude. Yo he oído tu clamor, y te salvaré de toda angustia y te sacaré de la oscuridad y la más profunda desesperación; romperé las cadenas que el enemigo ha utilizado para tomar cautiva tu mente. Seré una lámpara para ti y convertiré tus tinieblas en luz. Ya no te conformes a este mundo, sino sé transformado por la renovación de tu mente, para que puedas comprobar cuál es mi buena, aceptable y perfecta voluntad para tu vida.

Salmos 107:10-14 / 2 Samuel 22:29 / Romanos 12:2


DECLARACIÓN DE ORACIÓN

Padre, mediante tu poder desato mi mente, mi voluntad y mis emociones de toda obra y espíritu de tinieblas en el nombre de Jesús. Ya no permitiré que el enemigo capture mi mente y me hunda en tinieblas espirituales y profunda desesperación. Ya no me conformo a este mundo y su modo de pensar, sino que por la transformación de mi mente seguiré la buena, aceptable y perfecta voluntad de Dios.


Devocional Diario : Guerra Espiritual

La confianza que conquista

Algunas personas tienen mucha confianza en sus habilidades, conocimientos, talentos o esfuerzo propio. En este mensaje el Dr. Stanley nos anima a poner toda nuestra confianza en el Dios Todopoderoso para cada situación que se presente.



Desata a los Prisioneros del Pecado



Día 191

Yo soy el Señor tu Creador que extiende los cielos y establece los fundamentos de la tierra. No vivas en constante terror cada día debido a la ira del opresor, Satanás, y sus fuerzas demoniacas. Él quiere la destrucción, pero yo te he dado el poder y la autoridad mediante mi Hijo Jesús para desatar a los prisioneros y hacerles libres. Ellos no morirán en la mazmorra de la oscuridad espiritual. Porque yo soy el Señor tu Dios, el Señor Todopoderoso. He puesto mis palabras en tu boca y te he cubierto con la sombra de mi mano. Ve en mi poder y fortaleza, y libera a quienes están atados por Satanás y sus demonios.

Isaías 51:12-16


DECLARACIÓN DE ORACIÓN

Padre, desato a los prisioneros de la cautividad y la oscuridad. Lléname de tu poder y fortaleza para llevarles el glorioso mensaje de tu amor, misericordia y esperanza. Que ellos vean la salvación del Señor que les ha sido dada mediante la muerte y resurrección de tu Hijo Jesús. Que los exiliados sean desatados de los lazos de maldad.


Devocional Diario : Guerra Espiritual

A través de todo...



En Isaías 43:2, Dios nos dice que Él estará con nosotros cuando pasemos por el agua y por el fuego. Esto significa que tendremos que enfrentar dificultades y pruebas en nuestras vidas; no pueden evitarse. Habrá algunas cosas difíciles por las que tendremos que pasar.

No sé qué forma específica podrán tomar sus desafíos, pero sé que tendrán como propósito fortalecerlo, desarrollar su carácter, lograr que persevere, santificarlo, purificarlo, enseñarle las lecciones únicas del sufrimiento, los beneficios y las disciplinas del sacrificio, y hacer de usted una mejor persona. Puede encogerse mientras piensa en estas cosas, pero si realmente desea realizar todo su potencial, debe estar preparado para pasar por ellas.

He pasado muchas pruebas y dificultades. He afrontado la soledad, los obstáculos y la persecución. Ha habido ocasiones en que quise rendirme y, en esos momentos, Dios solía colocar en mi vida a alguien que particularmente no me gustaba o a quien no quería tratar. Ahora sé que Él ubicó a esas personas cerca de mí porque yo las necesitaba. Las usó como la lija que necesitaba para suavizar mis áreas ásperas.

¿Ha colocado Dios a alguien o algo en su vida como una lija? Puede sentir esa situación como una inundación o un fuego para usted, pero está sirviendo a un gran propósito, y Dios va a llevarlo a través de esa dificultad hacia el otro lado. La va a usar para fortalecerlo, cambiarlo y avanzar hacia el propósito de su vida.

Dios debe hacernos atravesar cosas difíciles porque tiene que cambiarnos para usarnos. Debemos ser transformados a semejanza de Cristo en nuestro carácter; debemos seguir su ejemplo y andar en sus caminos. Los dones nos son dados por Dios, pero el fruto y el carácter piadoso debemos desarrollarlos.

Luché con el proceso de cambio durante largo tiempo, pero al fin me di cuenta de que no iba a conseguir que Dios hiciera las cosas a mi manera. Él no quería oír un argumento de mi parte; quería oír: “Sí, Señor. Sea hecha tu voluntad”.

Siempre enfrentaremos obstáculos y dificultades —“inundaciones y fuegos”—mientras Dios continúa fortaleciéndonos y preparándonos para ser usados en su servicio de maneras cada vez mayores. Deberíamos ser sabios para calmarnos y tratar con los desafíos que Él coloca delante de nosotros. Sean cuales fueren, si los aceptamos como su manera de entrenarnos y nos sometemos a su voluntad, no nos estancaremos, sino que avanzaremos hacia la victoria.

La oración de fe



La oración de fe es valiente y se hace desde un fundamento de fe sólido. La persona que hace esta oración está segura de la voluntad de Dios para la situación o el asunto entre manos. Tiene seguridad y esperanza, sabiendo que es la voluntad de Dios responder a su oración. “La oración de fe tiene poder. La oración de fe tiene confianza. La oración de fe tiene sanidad para el cuerpo y el alma”.

La Iglesia del Nuevo Testamento estaba haciendo este tipo de oración cuando oraba por Pedro. Justamente en medio de su oración oyeron golpes en la puerta, y era Pedro. Se quedaron asombrados. Podemos ver muchos otros ejemplos de esta oración en el ministerio de Jesús, los apóstoles y en nuestras vidas hoy. Los apóstoles oraron sabiendo cuál era la voluntad de Dios para las situaciones que afrontaban.

Muchos creyentes temen que cuando dejen las cosas para que se haga la “voluntad de Dios”, de algún modo no recibirán la solución, provisión, sanidad o liberación que necesitan. Pero no conocen la voluntad de Dios para ellos. Según la oración modelo que Jesús dio a sus discípulos en Mateo 6:9-11, debemos orar para que se haga la voluntad de Dios. Pero la gente “renuncia a su inteligencia en ese punto ante el Dios desconocido... No dice: ‘Si es tu voluntad’ y se detiene ahí. Hay una coma aquí, no un punto. La oración es esta: ‘Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra’ (Lucas 11:2)”. Yo diría que hay una diferencia significativa.

Fe en la voluntad de Dios

Cuando hacemos la oración de fe, estamos orando la voluntad de Dios para que se hagan las cosas en la tierra como se hacen en el cielo. Aquí es donde es muy importante una revelación clara del Reino. ¿Hay enfermedad en el cielo? ¿Hay carencia en el cielo? ¿Hay alguna persona no salvada en el cielo? Debemos tener fe para creer que Dios quiere que su voluntad para nuestra salud, prosperidad y la salvación completa se manifieste no solo cuando vayamos al cielo sino también mientras habitamos en la tierra. Es para su gloria. Cuando las personas ven que Dios escucha a su pueblo y contesta sus oraciones, eso es un testimonio para Él. Las personas son atraídas a Dios cuando pueden ver mediante sus testigos que Él es un Dios que oye, y si oye, ellos saben que responderá.

Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10). Tiene usted que obtener la seguridad de que es la voluntad de Dios para usted, para que cuando ore, lo haga con confianza y fe en que Él responderá.

El Señor quiere que tengamos más fe. Cuando varios están orando juntos por la misma petición y uno ha hecho la oración de fe, el Espíritu Santo glorificará a Jesús dando testimonio de la oración que se ha oído... El Señor quiere que sepamos que Él nos ha oído. Tenemos que darle gracias y alabarle por responder, y eso nos ayudará mucho cuando oremos. —William Seymour

Una gran fe

Hay muchos tipos distintos de fe: (1) fe para ser salvo, (2) fe general en lo que a usted le parece real, (3) fe en que Dios es real, (4) fe en que su silla no se romperá cuando se siente sobre ella, etc. Pero de lo que estoy hablando en este capítulo es de otro tipo de fe, una fe especial. La Nueva Traducción Viviente dice: “A otro el mismo Espíritu le da gran fe” (1 Corintios 12:9). Esta fe, también denominada fe especial, es uno de los dones espirituales. Smith Wigglesworth dijo que usted a menudo verá que si da un paso de fe y usa su propia fe, la que tiene como cristiano, cuando se le acabe a menudo se activará esta fe sobrenatural. La razón por la que no les ha sucedido a muchas personas es porque no usan primero lo que ya tienen.

Cada creyente ya tiene una fe general o salvadora, la cual también es un don. Efesios 2:8 dice: “Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”. La fe por la que usted es salvo es un don de Dios, pero no es uno de los nueve dones del Espíritu. La fe salvadora usted la recibe oyendo la Palabra, porque la Biblia dice: “Así que la fe [fe salvadora] es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17).

La fe de la que estamos hablando, “fe especial”, es distinta a la fe general o fe salvadora. Es una manifestación sobrenatural del Espíritu Santo mediante la cual un creyente es capacitado con una fe especial, o gran fe, que está por encima de la fe salvadora.

Este es el tipo de fe que usted necesita para mover las obstrucciones y los obstáculos de su camino. Enfermedad, problemas económicos, abuso, orgullo, desempleo, ataduras y fortalezas de todo tipo no podrán permanecer en su vida cuando usted ore con esta gran fe. ¡Se tienen que ir!

Lo único que tiene que hacer es creer, y nada será imposible para usted (Marcos 9:23). Eso es especial. Esta fe especial hará que hable usted a demonios tercos y les diga: “Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él” (v. 25). La fe especial es la gran fe que Jesús tuvo durante su ministerio en la tierra, y Él dijo que nosotros caminaríamos en un poder incluso mayor y haríamos cosas mayores de las que Él hizo.

Las lecturas del cristiano


Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.2 Timoteo 3:17


El creyente no puede progresar en la vida divina si no siente un verdadero atractivo por la Biblia y si no desea aprovechar los libros de buena calidad que comentan el precioso contenido de ella. El cristiano que prefiera una lectura insignificante y a menudo perniciosa antes que la Biblia no podrá estar en una buena condición espiritual. Todos aquellos que aman a Cristo no tendrán ni tiempo ni agrado para leer los productos de la literatura mundana. Tampoco procurarán averiguar si esos productos son buenos o malos, pues han encontrado el alimento irremplazable que necesitan sus almas.

Sobre todo suplicamos a aquel que inicia la carrera cristiana que evite toda lectura fútil. Ésta sólo sería nociva para su crecimiento espiritual, ya que no aporta nada de Cristo. Antes de tomar un libro cualquiera, pregúntese: «¿Querría yo que mi Señor me encontrase dedicado a esta lectura? ¿Puedo hacerla en la presencia de Dios y pedir que él la bendiga? ¿Puedo hacerla para gloria del nombre de Jesús?» Si no puede responder afirmativamente, pida a Dios la energía, dada por el Espíritu que habita en usted, para rechazar lo que su conciencia condena. Este mismo poder le conducirá a la lectura de la santa Palabra, la cual nutrirá la “nueva naturaleza” que usted recibió al convertirse. Entonces crecerá en la gracia y el conocimiento de Jesús (2 Pedro 3:18).

¿Dios me ama?



¿Dios me ama?

Dios te ama, y ​​Él te ama con un amor que ni siquiera saben nada al respecto, porque no hay amor humano comparable al amor divino.

Dios te ama. Él quiere que lo perdone. Él quiere tener comunión con usted.

No hace ninguna diferencia lo lejos que trató de huir de Dios. Él te ama. Sus ojos están sobre ti. Él te ve.

Dios nos creó a su imagen, y usted como persona son importantes para Dios.

Dios creó al hombre a su imagen ... Génesis 1:27

La Biblia dice que Dios tiene los cabellos de vuestra cabeza numeradas. Cada momento de tu vida es vista por Dios.

De hecho, hasta los cabellos de la cabeza están todos contados ... Lucas 12:7

Dios está escuchando, y que Dios te ama. Él es tu amigo. Él puso su brazo alrededor de usted, y entiende que él, y responde a Él, y Él es simpático a su problema.

Dios te ama, y ​​la Biblia dice que Dios envió a Su Hijo desde el cielo a la tierra para usted. Jesucristo vino a esta tierra para tomar sus pecados sobre la cruz.

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida eterna ... Juan: 3:16

... Y él habría muerto te había sido la única persona en todo el mundo. Él te ama. No olvidéis nunca que ama, ama, ama, te ama.

Dios es amor ... 1 Juan 4:16

Cuando Jesucristo fue clavado a la cruz, Él hizo eso para usted. Eso es lo que Él nos ama.

La Biblia dice: "Yo te he amado con un amor eterno." Por siempre y siempre y siempre y por siempre jamás!

Dios te ama, y ​​Dios tiene un plan para tu vida.

PARA OÍR ESTE VÍDEO, PON EN PAUSA LA MÚSICA DEL BLOG QUE ESTA ARRIBA DE:  ARCHIVE



Porque tanto amó Dios al mundo...

Dios te ama, y ​​Él te ama con un amor que ni siquiera saben nada al respecto, porque no hay amor humano comparable al amor divino.

Dios es amor ... 1 Juan 4:16

No hace ninguna diferencia lo lejos que trató de huir de Dios. Él te ama. Sus ojos están sobre ti. Él te ve. Dios te ama, y ​​la Biblia dice que Dios envió a Su Hijo desde el cielo a la tierra para usted. Jesucristo vino a esta tierra para tomar sus pecados sobre la cruz.

(Pon en pausa la música del blog que esta debajo de: Archive, para oír este vídeo)


Los Héroes no nacen, sino que se hacen!



Inmensa y vasta era la majestad de los Alpes. La nieve orlaba los altos picos. El cielo se veía muy azul. Y la cabaña, verdadera cabaña suiza, ofrecía un refugio cálido y acogedor. El hombre y su hijo se prometían tres días de descanso, de recreo y de paz.
Walter Strubb, el padre, abrió una lata de conservas y se dispuso a almorzar con su hijo Paul. Pero algo había en la conserva. Walter sufrió una súbita y fulminante intoxicación. Bajo el peso del dolor inaguantable, cayó al suelo sin sentido. Paul no pudo despertar a su padre del desmayo en que había caído.

Sin ver otra alternativa, Paul descendió montaña abajo hasta la villa, más de diez kilómetros, y dio la noticia del caso. Varios miembros de un equipo de socorro subieron de inmediato a la cabaña y lograron salvar al padre de Paul con la ayuda médica que le prestaron.
Pero lo que hizo Paul fue toda una hazaña. Fue una hazaña porque Paul, debido a una deformación de la espina dorsal, estaba impedido para caminar. Tuvo que bajar arrastrándose entre piedras y nieve para llegar a la villa. Y por si eso fuera poco, Paul sólo tenía siete años de edad.
Dicen que los héroes no nacen, sino que se hacen. La persona más sencilla y humilde, aun la más apocada e insignificante, puede convertirse en héroe cuando las circunstancias lo exigen.

El espíritu heroico no viene de los genes. Lo produce una urgente necesidad, unida a un corazón altruista y compasivo. Bajo circunstancias normales, Paul Strubb no pudiera haber hecho lo que hizo. La urgente necesidad de su padre, junto con el corazón tierno y humanitario del hijo, produjeron el héroe.
¿De dónde saca fuerzas el que, de repente, se ve frente a una emergencia? ¿Será que Dios mismo interviene en tales casos? Hay buenas razones para creer que sí. La fe en Cristo reviste de heroicidad a cualquier persona que clama a Él.

Un joven tímido puede salvar a una persona de un edificio en llamas. Una niñita de cinco años puede, a medianoche, encontrar una ambulancia. Una humilde madre puede comportarse como leona si se trata de defender a sus pequeños. Y un niño impedido, de siete años, puede descender los Alpes en busca de ayuda.
El héroe no nace, sino que se hace. Se hace cuando, en medio de la crisis, busca ayuda divina. El ejemplo magistral fue el de Jesucristo, que soportó la crueldad de la cruz para salvar a la humanidad. Cuando la situación parece imposible, no desmayemos. Clamemos de corazón a Dios. Él nos dará la fuerza necesaria para ser héroes.

Por el Hermano Pablo

Cómo resolver problemas con oración

¿Usted se encuentra ansioso o cansado por un problema en particular? Aprenda por medio de este mensaje a dejar su carga en las manos de Dios. Conozca la importancia de orar con confianza.


Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ