Borron y Cuenta nueva



Todo sucedió
cuando menos
lo esperaba
Cuando mas necesitaba
Tu llegaste a mi
Fue como un despertar
De una horrible pesadilla
Donde estaba en agonía
Sin saber de ti.

Entraste como el viento desatado en mi
Me ofreciste de tu vida
Y un amor por quien vivir
Recibí un corazón nuevo
Para poderte sentir.

CORO: 
Y tu me has dado todo y nada me ha faltado desde que llegaste.
Ahora se que vivo porque estas conmigo, No vas a dejarme.
Y ahora no tengo miedo porque se que puedo seguir adelante.
Desde que llegaste solo me has amado aunque no lo entiendo.
Pero es lo que siento.

Fue como un huracán
Que arrasó todos mis miedos
Para hacer que mis anhelos
Se hicieran real.

Y tu llegaste así
Rompiendo mis esquemas
Y borrón y cuenta nueva
me hiciste sentir.

Sin anunciarte tu llegaste a mi
Como lluvia a tierra seca
Siento paz en mi sufrir
Te adueñaste de mi vida
Para nunca mas salir.

CORO 
Pero es lo que siento (alto)
Interludio.
Coro solo y ella detrás ( Desde que llegaste, No vas a dejarme no,
Seguir adelante).
Acompañar al coro alto y agresivo. El Final es (Pero es lo que siento)
Alto y pausado.

Adoradora: Joselyn Arias

Para que tengais paz


Juan 16:33"Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: mas confiad, yo he vencido al mundo."

Jesús dijo estas palabras a sus discípulos en La Cena Final, “para que tengáis paz”. Esto es el reino de Dios: “justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.” Romanos 14:17. Gozamos de este estado cuando estamos sumisos a la voluntad de Dios y andamos en el Espíritu. Pero Jesús nos advierte que en el mundo tendremos angustias y problemas. Y sí es verdad que esto es lo que encontramos aquí. Los placeres del mundo las compramos muy caro, y casi siempre traen consigo un dolor de cabeza. “Pero confiad, yo he vencido al mundo”.
Aunque la cruz todavía le quedaba delante, Él estaba tan resuelto en cumplir su misión y comprarnos la vida eterna, que podía decir, “Yo he vencido al mundo”. Déjenos buscar la paz, el gozo y la alegría en el único lugar donde se encuentran: en someternos a Cristo y vivir para honrarle y servirle.

No te sientas Abatido...



ENTRÉGALE A DIOS TUS CAMINOS
Y LA CARGA SERÁ MÁS LIVIANA


JUAN 16:33
33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz.
En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.


SALMO 119:49-50
49 Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar.
50 Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu dicho me ha vivificado.

Saciaré al alma cansada


Saciaré al alma cansada
(Basado en Jeremías 31: 25)

***

Hablaste a mi alma cansada y abatida,
sin razón de ser...en tristeza y melancolía.
¡No imaginé que la llenarías de vida!,
que le dieras rumbo y un hermoso toque de alegría,
“Porque satisfaceré al alma cansada
y saciaré a toda alma entristecida”,
éste fue el mensaje que me diste en Jeremías.
Colmaste mi alma de mucho amor,
cuando todo era pena y dolor.
Mi alma cansada pronunciaba gemidos,
pero ahora tú eres ese río dulce y pasivo,
que hizo fluir aguas dentro de mí y así saturarme de ti.
Hoy navego por tu cauce, pues tú me enseñaste
que estabas allí para mostrarme una vida sin rumbo que tú cambiaste.

Autora: Liliana Lizcano


Un llamado a la Lectura Biblica Personal




El clima religioso de este mundo es uno de total confusión y disolución doctrinal. La predicación bíblica ha abandonado los púlpitos de las iglesia evangélicas y carismáticas y "la presión para producir resultados numéricos ha llevado a muchos ministerios a sacrificar la centralidad de la predicación bíblica en el altar del pragmatismo centrado en el hombre."*

Como alguien escribió: "La exposición [bíblica] está siendo reemplazada con el entretenimiento, la predicación con actuaciones, la doctrina con drama, y la teología con el teatro. El púlpito, alguna vez el punto focal de la iglesia, ahora está siendo desplazado por una variedad de técninas de igle-crecimiento, todo desde estilos de adoración a la moda del día hasta presentaciones despampanantes y desfiles estilo vaudeville."*

Siendo que muchos no tienen el privilegio de asistir a una iglesia cuyo punto principal en todo el culto es la predicación de la Palabra de Dios, depende de cada creyente alimentarse a si mismo diariamente. La Palabra de Dios debe ser su compañera fiel en su caminar cristiano.

Se ha dicho que la mayoría de los cristianos no conocen la Biblia porque nunca la estudian personalmente. Conocer la Biblia es diferente de saber unas cuantas historias bíblicas, parábolas o hechos; es el conocer aquello que los escritores originales intentaron comunicar, inspirados por el Espíritu Santo.

Si lo que usted sabe de la Biblia lo escuchó de terceras personas (incluyendo su pastor) eso no es suficiente, ni coresponde a la voluntad de Dios. Es volver a la Edad del Oscurantismo Medieval donde la Biblia no estaba disponible para la gente común y unos pocos líderes religiosos enseñaban a los demás lo que deberían creer.

Lastimosamente la mayoría de los cristianos están muy cómodos dejando el conocimiento de la Biblia en las manos de su líder religioso y nunca siguen el ejemplo de los creyentes de Berea:

"Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así." (Hechos 17:11)

Note que la examinación de las Escrituras es considerado algo "noble" de acuerdo al escritor bíblico. Y aunque muchos no vean el estudio bíblico personal como su responsabilidad, es innegable que Dios providencialmente ha provisto Su Palabra en nuestro propio lenguaje con el propósito de comunicarnos Su voluntad. El Apóstol Pedro escribió:

"Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas..." (2 Pedro 1:3-4)

¿Cómo comenzar la lectura bíblica personal?

Comience despacio, pero sea consistente. Comience leyendo un capítulo de la Biblia cada día, preferiblemente en uno de los Evangelios. (Principiantes tienden a leer la Biblia comenzando en Génesis y terminando en Apocalipsis, pero llegando a Levítico abandonan pronto la lectura; por eso este tipo de lectura no es recomendable.) Después de un mes, aumente otro capítulo a su lectura diaria, y luego otro, y así sucesivamente hasta que pueda, confortablemente, leer cuatro capítulos diarios de la Escritura.

La lectura diaria consistente de cuatro capítulos diarios le ayudará a leer toda la Biblia cada año. Pase lo que pase, no se dé por vencido.¡Usted está a punto de embarcarse en una aventura sin igual que rendirá frutos eternos en su vida espiritual!
___________

* Famine in the Land, Steven J. Lawson, pag. 25.
Fuente: Defensores de la Fe
Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ