Inseguridad


Estamos viviendo tiempos muy difíciles, todos los días vemos o escuchamos a través de los medios de comunicación, casos de violencia, robos, asesinatos, violaciones, privaciones de  libertad y de personas que desaparecieron como si se las hubiera tragado la tierra.

En nuestra sociedad se vive con miedo, se sufre de pánico y fobias. Muchos temen por su vida y la de sus seres queridos.
Algunos protestan y realizan marchas para exigir a las autoridades una solución, pero parece que nadie tiene la más mínima idea de cómo resolver esta realidad.
La violencia, el crimen y la inseguridad están instalados en nuestra sociedad. Quizás hoy vemos en la televisión a personas que lloran a sus seres queridos, pero ¿quién nos asegura que mañana no seamos nosotros los que lloremos y lamentemos?
La sensación que tenemos es que el futuro es cada vez más incierto; la maldad de muchos hombres y mujeres parece crecer sin límites y todo parece ir cuesta abajo.
Toda esta incertidumbre e inseguridad tiene un efecto devastador en los niños y adolescentes, que hace que enfrenten su futuro sin ilusión y esperanza.
¿Qué podemos hacer?
No nos podemos quedar de brazos cruzados y quejarnos a las autoridades, no sirve de nada, por eso nuestra propuesta como equipo de «Reflexiones para el alma» es que armemos una «cadena de oración» a través de ti y tu familia. Estamos totalmente convencidos que cuando le damos lugar a Dios en nuestra vida y le pedimos con fe, Él puede cambiar las cosas.
En nuestra casa, en el trabajo, solos o con nuestra familia y/o amigos, podemos reunirnos un minuto al día para decirle a Dios algo así:
«Señor Jesús, nos damos cuenta de lo mucho que te necesitamos, en estos tiempos tan difíciles que nos toca vivir. Por eso queremos ser parte de esta cadena de oración, para que traigas paz y amor a este pueblo y en especial a todos aquellos que son motivados o inducidos a cometer todo tipo de violencia y delitos. Te pedimos que los perdones, que le des la oportunidad de comenzar una nueva vida y que puedan encontrar en Ti y no en la violencia o la delincuencia, una respuesta a sus problemas. Necesitamos tu protección, para nosotros y nuestra familia. Y queremos aprovechar este momento para pedirte que vengas a ser parte de nuestra vida y nos enseñes a vivir de acuerdo a tus principios»
Humanamente es muy poco lo que se puede hacer, nuestra única esperanza, está en Dios.
Únete a este proyecto para que juntos podamos ver un profundo cambio en nuestra vida y en la sociedad.
Escríbenos, queremos saber qué te parece este proyecto. Si crees de verdad que podemos lograr la paz no dejes de compartirlo.

Te sugerimos leer «Como vencer el miedo»

Los que están en Cristo han determinado:



Los que se han unido a Cristo con el fin de salvarse y tener vida eterna han determinado cambiar en todo y ser Nuevas Criatura en Cristo (2 Corintios 5:17).

Sí usted esta en Cristo es porque ha determinado:

Dejar la corriente de este mundo (Efesios 2:2).
No seguir la voluntad del diablo (Efesios 2:2).
Ya no ser hijos desobedientes (Efesios 2:2).
Andar en las buenas obras que Dios preparo (Efes.2:8).
Vivir de una manera digna de la vocación con la que han sido llamados (Ef. 4:1).
No darle lugar al diablo (Efe. 4:27).
Ser imitadores de Dios como hijos obedientes (Efesios 5:1).
Fortalecerse en el Señor con el poder de su fuerza y vestirse de toda la armadura de Dios para poder estar firmes contra las asechanzas de diablo (Efe. 6:10,11).
Conclusión.

Por esa razón, cuando Cristo sea manifestado nosotros también seremos manifestados juntamente con él en gloria (Col 3:1).

Escribe: Alfredo Chee Amador

El Valor de la Mujer

Cuenta la leyenda que al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y no tenía más de que disponer.

Ante este dilema y después de profunda meditación, hizo esto:
Tomo la redondez de la luna, las suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de las hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de las flores, la amorosa mirada del ciervo, la alegría del sol y las gotas del llanto de las nubes, la inconstancia del viento y la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real, la suavidad de la pluma de un cisne y la dureza del diamante, la dulzura de la paloma y la crueldad del tigre, el ardor del fuego y la frialdad de la nieve.

Mezclo tan desiguales ingredientes, formó a la mujer y se la dio al hombre.
Después de una semana, vino el hombre y le dijo: ¡¡¡Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, parece que se divierte al hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque no puedo vivir con ella!!!

Bien, contestó Dios y tomó a la mujer.
Pasó otra semana, volvió el hombre y le dijo: Señor, me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí, ella cantaba y jugaba a mi lado, me miraba con ternura y su mirada era una caricia, reía y su risa era música, era hermosa a la vista y suave al contacto. Me cuidaba y protegía cuando lo necesitaba, me daba dulzura, ternura, comprensión y amor sin condiciones, por favor Dios, devuélvemela, ¡¡¡porque no puedo vivir sin ella!!!

Ya veo, dijo Dios, ahora valoras sus cualidades, eso me alegra mucho, claro que puedes tenerla de nuevo, fue creada para ti, pero no olvides cuidarla, amarla, respetarla y protegerla, porque de no hacerlo, corres el riesgo de quedarte de nuevo sin ella...

Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ