La necesidad de alimentar



Cuando las palabras no sean suficientes, permita que la comida lo diga.

Tengo una confesión extraña que hacer: Yo, Erin Chewning, tengo la necesidad de dar de comer a la gente. Sí, damas y caballeros, me oyeron bien. Tengo la necesidad de dar de comer a la gente. Y todos los síntomas indican que no existe una cura para esto. Venga a mi casa y le esperaré con galletas recién
horneadas, y con mi insistencia de que se coma una, o dos, o cinco. Soy conocida por presentarme en las casas de los demás con pasteles de carne de pollo, y puedo encontrar casi cualquier excusa para traer bizcochitos caseros. Tenga en cuenta que este “virus” es contagioso, aunque apreciado. Una vez que usted lo haya contraído, lo más probable es que lo transmita a otras personas. Tengo, honestamente, la necesidad de dar de comer a las personas. Que yo sepa, mi madre acuñó la frase, y tanto ella como papá son conocidos en mi ciudad por sus habilidades en la cocina. Yo solía bromear con ellos diciéndoles que se peleaban por ser los primeros en llenar la barriga de cualquier alma bendita que entrara por la puerta de nuestra casa. Pero ahora, yo he adquirido la misma costumbre. Al hacerlo, he llegado a ver que este impulso insaciable es, en realidad, una herramienta preciosa para el ministerio.

El mismo Jesús vio la importancia de la comida: alimentó a los 5.000, compartió la última cena con sus discípulos, y después de su resurrección preparó un desayuno para ellos. Él sabía que la comida es el centro de la atención y crea un balance. Sí, la comida alimenta a los estómagos hambrientos, pero también abre las puertas para alimentar a las almas hambrientas. La comida cierra la brecha que hay entre nosotros y los demás, y ofrece una manera sencilla y tangible de impartir el amor de Cristo. También nos recuerda que nuestro crecimiento es mayor cuando sacrificamos tiempo y recursos para tocar a las personas en su momento de necesidad.

Todos conocemos a alguien que está pasando por una circunstancia difícil: un ser querido que está en el hospital, un amigo desempleado, o los nuevos vecinos que viven lejos de sus familiares. Estas situaciones presentan la oportunidad perfecta para poner en acción nuestra fe.

Ya puedo escuchar las objeciones de aquellos que no tienen confianza en la cocina. Supongamos que no sé cocinar, “¿Cómo puedo preparar una comida para otra familia, cuando apenas tengo tiempo para dar de comer a la mía?”

¡No tenga miedo! Tome nota de los consejos que siguen a continuación, y descubrirá una gran bendición en el servicio de alimentar a los demás.

NO TIENE QUE SER UN GOURMET. No tiene que ser un chef de cinco estrellas para preparar una comida para alguien. Sea bueno o malo en la cocina, el éxito de este tipo de ministerio no depende de su nivel de habilidad. El punto no es más que servir a alguien por quien usted se preocupa. Si no se siente lo suficientemente confiado como para preparar una comida, entonces no se complique la vida. Cómprela en su restaurante favorito, o traiga un tipo de comida que pueda terminar de hacer, como una masa de pizza, un frasco de salsa, y un poco de queso rallado. ¡Cualquier cosa será apreciada!

Y USTED NO TIENE QUE HACERLO SOLO. En nuestros días las familias están en constante movimiento. Si usted se siente dirigido a aligerar la carga de una persona con una comida, pero no tiene tiempo para hacerlo solo, pida la ayuda de amigos. Si cada persona contribuye, entre todos pueden preparar una comida juntos.

UTILICE SU CONGELADOR. Cuando yo estaba en la secundaria, mi madre fue sometida a una cirugía, y sus amigas nos trajeron “comidas congeladas”. Habían preparado cazuelas de pollo, sopas y verduras, las cuales se congelan bien. Por eso, a lo largo de su recuperación, lo único que teníamos que hacer cada noche era elegir un plato y ponerlo en el horno. La próxima vez que usted haga algo que puede congelarse fácilmente, duplique la receta y congele el resto. No sabe cuando alguien más pudiera necesitarlo.

NUNCA SUBESTIME EL PODER DE UNA BOLSA DE COMESTIBLES. Pan, mantequilla de maní, jugo y cereal, pueden ser los ingredientes perfectos para los nuevos padres o para alguien cuyo cónyuge está en el hospital. Ir a la tienda de víveres es probablemente lo último que usted tenga en mente, por lo que una bolsa de víveres pudiera ser mucho más valiosa que el regalo que usted habría pensado comprar.

Compartir el regalo de la comida es algo que usted puede hacer. No tiene que ser algo complicado, sólo tiene que venir del corazón. “Revístase de Cristo” interesándose por alguien que esté necesitado. Le garantizo que no se arrepentirá. Y quién sabe si, incluso, podrá desarrollar la extremadamente contagiosa necesidad de alimentar a otros.

ETIQUETA y CORTESÍAS COMUNES

Asegúrese de consultar con los beneficiarios acerca de cualquier alergia o restricciones en la dieta que debe tener en cuenta a la hora de preparar o comprar comida para ellos.
Haga saber a la(s) persona(s) que pasará a visitar y la hora aproximada en que va a llegar. Esto demuestra consideración y respeto por su tiempo.
Haga breve su permanencia, a menos que los beneficiarios dejen claro que les gustaría que se quedara más tiempo. Aun las personas que normalmente son sociables prefieren un poco de soledad para hacer frente a su situación. Hágales la pregunta: “¿Tienen tiempo para una visita de 15 minutos?” y luego guíese por la respuesta que reciba.
En el caso de una familia que pueda necesitar comidas durante varios días o varias semanas, utilice herramientas en línea gratuitas, tales como mealtrain.com o takethemameal.com. Estos sitios web le permiten crear un calendario en línea donde otras personas pueden anotarse para llevar comidas en días específicos.
Las bandejas de aluminio desechables son magníficas por dos razones: En primer lugar, usted no tiene que preocuparse porque le devuelvan sus envases; y segundo, porque los beneficiarios de su generosidad no tendrán que ocuparse de lavar nada.

por Erin Chewning


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

❥ Un corazón agradecido siempre sabe decir gracias
❥ Y la forma más fácil de decirlo es a través de tus comentarios..
❥ Al hacerlo, se cordial y respetuoso..
❥ Se de bendición a los demás...
❥ Deja siempre la URL de tu blog para que podamos visitarte..
❥ Copia el código de texto para que agregues emoticones a tu comentario
❥ Para agregar un enlace activo en los comentarios VER COMO AQUÍ
❥ Para insertar una imagen solo utiliza [img]URL de la imagen[/img]
❥ Para insertar un video solo utiliza [video]URL del video[/video]
❥ Para cambiar color de texto utiliza [color="red"]Aquí tu texto[/color]
❥ Para crear marquesina se utiliza [ma]Aquí tu texto[/ma]
❥ Por favor NO COPY, y si tomas algo recuerda darnos créditos!!
❥ Por último, dile NO al Spam...
❥ Bendiciones!

✿ TUS COMENTARIOS ALIMENTAN MI BLOG Y SON CARICIAS DE DIOS A MI ALMA ✿
≧◔◡◔≦ (っ◔◡◔)っ ♥ ❤ ❥ ✿ ☂ ღ ツ ☼ ✿◕ ‿ ◕✿ ❀◕ ‿ ◕❀ ❁◕ ‿ ◕❁ (◡‿◡✿) (っ◕‿◕)っ (►.◄) ╍●‿●╍ (•_•) (◐.̃◐) ..^.^.. ʕ•ᴥ•ʔ εїз Ƹ̴Ӂ̴Ʒ .^◡^. (≧◡≦) ✿❀❁ ° ♥ ❤ ❥ ❣ ღ ♂ ♀ ✔♚ ♛ ✝ ✉ ۵ ϟ

Copyright © 2016 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Style and other Effects ๑ COMPARTE CON BRIIZ